España sostiene el pulso sobre Gibraltar

Cristina Porteiro
cristina porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

NIKLAS HALLE'N | Afp

El Gobierno rechaza la última oferta de May y desliza que, sin acuerdo, no habrá cumbre mañana. ¿Qué pasará si Pedro Sánchez mantiene el órdago?

24 nov 2018 . Actualizado a las 14:00 h.

«Las garantías aún no son suficientes y, por tanto, España mantiene el veto al acuerdo del brexit». Lo anunció este viernes sin titubeos el presidente español, Pedro Sánchez, tras una intensa y extenuante jornada de reuniones entre negociadores. El Gobierno se enroca por Gibraltar a un día de la importantísima cumbre europea en la que se debería ratificar el acuerdo de salida de los británicos. Los Veintisiete líderes de la UE están llamados a acudir mañana a Bruselas para poner el broche al texto legal (584 páginas) de retirada del Reino Unido y la declaración política (26 páginas) sobre la futura relación con la Unión, pero todo está en al aire. También la reunión: «Si no hay acuerdo, muy probablemente el Consejo no se celebrará», sostuvo dispuesto a mantener el pulso a la primer ministra británica, Theresa May.

«No tenemos todas las garantías que pedimos. Por tanto, no podemos considerar que haya un acuerdo», aseguraban este viernes fuentes de Moncloa tras pasar la lupa a la oferta que Bruselas y Londres pusieron encima de la mesa: Una declaración política a 27, anexa a otra declaración anexa, reafirmando las tesis de España sobre la interpretación del acuerdo de salida y otro anexo en el que el Reino Unido se comprometía a compartir esa visión. El secretario de Estado para la UE, Marco Aguiriano, dejó claro tras su reunión con los negociadores europeos y británicos que ese compromiso tendría que pasar el visto bueno de Pedro Sánchez, de viaje en Cuba. «Estamos esperando a ver por escrito esa declaración. Hemos exigido que la hagan pública antes del Consejo Europeo», sostuvo. Pero las garantías no llegaron y España anunció su intención de votar no a un acuerdo con muchos apéndices y poca claridad.

¿Por qué Sánchez se atrinchera tras la cuestión gibraltareña? Puede haber muchas interpretaciones, desde políticas a estratégicas. El Gobierno español quiere «evitar que en lugar de poner el veto después de la negociación futura, lo aclaremos todo antes», aseguró Aguiriano. Ciertamente, España podría vetar cualquier acuerdo comercial futuro con el Reino Unido si no le convencen los términos, también los relativos al ámbito de aplicación, sin tener que bloquear el acuerdo de divorcio.