El favorito para suceder a Merkel cuestiona el derecho de asilo

Merz provoca el rechazo de todo el arco político por el cambio


BERLÍN / COLPISA

El debate sobre los refugiados acapara la atención de la campaña para la sucesión de Angela Merkel en la presidencia de la Unión Cristianodemócrata (CDU). Un puesto por el que compiten la secretaria general del partido, Annegret Kramp-Karrenbauer; el ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, y el antiguo líder parlamentario de la formación y hoy ejecutivo millonario Friedrich Merz, favorito para el puesto del ala conservadora de la CDU, pero también de empresarios y banqueros germanos.

Este último tuvo que recular este jueves tras ser objeto de un bombardeo de críticas, también desde su propio partido, por cuestionar el derecho de asilo tal y como lo figura en la Constitución alemana, durante un acto para presentar su candidatura al liderazgo de los cristianodemócratas. Merz afirmó ante la audiencia que Alemania es el único país del mundo cuya ley fundamental contempla el derecho individual de asilo y cuestionó que «se mantenga en esa forma» si se aspira una política europea de migración y refugiados.

El antiguo rival de Merkel, que abandonó la política hace casi una década harto de estar a la sombra de la canciller, exigió incluso la apertura de un debate para una posible reforma constitucional para endurecer la ley de asilo. Socialdemócratas, liberales y verdes, pero también cristianodemócratas, criticaron las palabras de Merz, que fueron únicamente celebradas desde las filas de los populistas xenófobos de Alternativa para Alemania (AfD).

La primera en distanciarse de Merz fue Kramp-Karrenbauer. La favorita de Merkel para presidir la CDU dijo considerar que «la eliminación del derecho fundamental de asilo o una limitación del mismo, de manera que ese derecho fundamental ya no exista de facto es incompatible con ser de la CDU, pero también con el legado de Helmut Kohl». Una crítica a la que se sumó el otro participante en la carrera por el liderazgo conservador. «El derecho de asilo para los perseguidos políticos es, teniendo en cuenta dos guerras mundiales, el gran sufrimiento y los desplazamientos forzosos, un gran logro de nuestra Constitución», sentenció Spahn, quien también reconoció que hoy se abusa de ese derecho y subrayó que para «mantener su aceptación debemos defender de manera efectiva las fronteras de la UE y acelerar los procedimientos» para la concesión o denegación de las solicitudes.

Un patinazo innecesario

Más duros aun fueron los demás partidos. El vicepresidente del SPD, Ralf Stegner, acusó a Merz de «abandonar el consenso democrático básico». El secretario de organización de Los Verdes, Michael Kellner, reprochó al Ejecutivo utilizar «argumentos de la fase estelar del neoliberalismo» para cuestionar lo que calificó de «expresión de humanismo». Y el jefe parlamentario de La Izquierda, Rico Gebhardt, declaró que «es característico del ocaso de un partido que fue cristiano y democrático que en la campaña interna por su presidencia se pretenda limar el derecho de asilo». Friedrich Merz se vio obligado a rectificar tras lo que los observadores políticos consideran un patinazo innecesario en la carrera por suceder a Merkel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El favorito para suceder a Merkel cuestiona el derecho de asilo