Macron contrapone patriotismo y nacionalismo en el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

Ante mandatarios de todo el mundo, entre ellos, Trump y Putin, el presidente francés volvió a recordar que «los demonios del pasado resurgen»

11 nov 2018 . Actualizado a las 14:21 h.

Con un discurso en el que instó a no olvidar el pasado y en el que exhortó a «sumar nuestras esperanzas en lugar de oponer nuestros miedos», el presidente francés Emmanuel Macron puso el foco en París, delante de hasta 70 mandatarios -entre los que estaban el presidente estadounidense Donald Trump, el ruso Vladimir Putin o la canciller alemana Angela Merkel- en las lecciones que dejó la Primera Guerra Mundial, una contienda de la que hoy se celebra el centenario de su armisticio. 

Durante la ceremonia de conmemoración, celebrada en el Arco del Triunfo, Macron subrayó que la defensa del multilateralismo es una de las enseñanzas de la Gran Guerra y contrapuso las virtudes del patriotismo al nacionalismo. «La lección de la Gran Guerra -argumentó- no puede ser el rencor de un pueblo contra otro, ni tampoco el olvido del pasado», sino más bien los intentos que hubo después de 1918 para construir la paz con «las primeras cooperaciones internacionales».

Por eso, apostó, como informa Efe, por «un mundo en el que la amistad entre los pueblos le pueda al ardor guerrero», y en el que «las instancias y los foros permitan a los enemigos de ayer establecer el diálogo». «Eso se llama en nuestro continente la amistad forjada entre Alemania y Francia (...). Eso se llama la Unión Europea, una unión libremente consentida nunca vista en la historia, que nos libra de guerras civiles. Eso se llama la Organización de Naciones Unidas, garante de un espíritu de cooperación para defender los bienes comunes de un mundo cuyo destino está indisolublemente unido».