La escasez de gasolina llega a Caracas

Las estaciones de servicio piden ayuda a la policía para atender el caos de colas para abastecerse


caracas / Corresponsal

Después de meses de desabastecimiento crónico en todo el país, y semanas en las que la escasez de gasolina se instaló en las grandes ciudades cercanas a Caracas, ahora es en la propia capital donde los venezolanos tienen que enfrentar largas colas para echar combustible: toda una ironía en el país con las reservas petroleras más grandes del mundo, pero que ha pasado de producir 3 millones de barriles diarios a poco más de un millón los últimos seis años.

En varias estaciones de servicio de la capital los empleados tuvieron que pedir ayuda a la policía para organizar el caos de vehículos intentando abastecerse. La crisis de oferta se agrava no solo por la falta de petróleo con el cual producir gasolina, sino también porque las dos principales refinerías del país, Amuay y El Palito, en el occidente de Venezuela, tienen operativa menos del 10 % de su capacidad instalada, según Iván Freites, presidente de uno de los sindicatos de la petrolera estatal Pdvsa.

El consumo de los caraqueños es apenas la punta del iceberg de la crisis de la gasolina en el país, que está afectando pesadamente la producción y distribución de alimentos, por lo cual viene a incidir, entre otros, en el suministro de carne y de vegetales a las grandes ciudades. Por esta razón se ha incrementado las últimas semanas, señalan los gremios de productores agrícolas, que enfrentan, además, grandes peligros en la carretera: desde saqueos de sus mercancías por hambre hasta la acción indiscriminada de la policía, que también les quita buena parte de lo que van a vender en registros aleatorios.

Adicionalmente, dijeron Freites y otros portavoces de la industria petrolera, el Gobierno ya no tiene recursos para seguir importando gasolina (mayormente de Estados Unidos) para regalarla en el mercado interno.

Hace dos meses, con motivo del lanzamiento de un programa de recuperación económica con el cual se le quitaron cinco ceros al bolívar, Nicolás Maduro anunció un incremento del combustible «a precios internacionales», que sería subvencionado para aquellos que pagaran con el carné de la patria, una controvertida iniciativa de asistencia social. En ese momento, Maduro afirmó que regalar la gasolina (porque ya no hay billetes de denominación lo suficientemente pequeña como para pagarla) le costaba al país 8.000 millones de dólares anuales, y que el contrabando de extracción del combustible era uno de los problemas más graves de Venezuela.

Dos meses después, el programa de pago mediante el carné de la patria ha fracasado por el colapso de Internet y la electricidad, sin haberse llegado a implementar. El Gobierno tampoco ha hecho ningún movimiento para actualizar el precio de los combustibles a un nivel que genere menos pérdidas. El precio de un tanque de gasolina de 60 litros es de 0,0006 bolívares de la nueva denominación, lo que equivale a 0,000024 euros. La escasez del combustible ha ido a más pese a que se calcula que casi la mitad del parque móvil está detenido por falta de repuestos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La escasez de gasolina llega a Caracas