Turquía estrecha el cerco al heredero saudí

El Gobierno de Riad cambió su versión de los hechos el sábado y admitió la muerte de Khashoggi a consecuencia de «una pelea», ordenó la detención de 18 sospechosos y destituyó a dos altos cargos


jerusalén / colpisa

El caso de Jamal Khashoggi se ha transformado en una pugna entre el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, a quien apuntan todas las miradas como el cerebro de la operación que acabó con el asesinato y descuartizamiento del periodista el día 2.

El Gobierno de Riad cambió su versión de los hechos el sábado y admitió la muerte de Khashoggi a consecuencia de «una pelea», ordenó la detención de 18 sospechosos y destituyó a dos altos cargos, una explicación y unas medidas que la comunidad internacional considera insuficientes. Erdogan anunció que contará «toda la verdad» y se espera que lo haga a lo largo de esta jornada.

El portavoz del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP), Ömer Çelik, ofreció un adelanto de lo que puede decir su líder y, contradiciendo la última versión oficial saudí sobre la muerte en una pelea, aseguró que el asesinato «fue planificado de manera brutal y se hicieron enormes esfuerzos para ocultarlo». Çelik destacó la necesidad de «castigar a los culpables para que nadie nunca vuelva a pensar en hacer algo similar».

Las filtraciones anónimas turcas ofrecen cada día nuevos detalles que dejan en evidencia a Riad. Un vídeo difundido por CNN mostró cómo los saudíes intentaron encubrir la desaparición de Khashoggi con un doble que abandonó el edificio. Las imágenes proceden de diversas cámaras de seguridad en los aledaños de la legación. El sospechoso, que se puso la ropa del muerto y una barba postiza para parecerse más a él, fue identificado como Mustafá al-Madani y formaba parte del equipo de 15 agentes enviado desde Arabia Saudí para acabar con Khashoggi.

El diario Yeni Safak reveló además que Maher Abdulaziz Mutreb, otro de los miembros del equipo llegado desde Riad, llamó cuatro veces al jefe del gabinete del príncipe Mohamed bin Salmán «desde el despacho del cónsul después del terrible asesinato». Mutreb forma parte de la guardia personal del heredero al trono. Otro periódico, Hurriyet, aseguró que el cuerpo del periodista fue «cortado en 15 pedazos» por un médico forense integrante del comando. Uno de los analistas estrella del rotativo, Abdulkadir Selvi, opinó que «si el príncipe heredero no rinde cuentas y no es sacado de su cargo, entonces no podremos cerrar este caso».

Mientras, Donald Trump habló ayer por teléfono con el rey saudí y se declaró «no satisfecho» con las explicaciones recibidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Turquía estrecha el cerco al heredero saudí