El Reino Unido pide tiempo muerto a la UE

Cristina Porteiro
cristina porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

JOHN THYS | afp

Demediada por la rebelión interna de su partido, Theresa May se presenta en Bruselas con las manos vacías y sin intención de cerrar un acuerdo a tiempo sobre el «brexit»

18 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Fracaso. Es lo que se respiraba ayer en los pasillos del Consejo Europeo después de ver cómo expiraba la fecha límite concedida por la UE al Reino Unido para sellar el acuerdo de salida.

La primera ministra británica, Theresa May, debía presentarse en Bruselas con los papeles del divorcio listos para firmar, pero llegó con las manos vacías. La rebelión y la presión interna en su partido contra los planes de un brexit suave obligó a la premier a dar marcha atrás en sus compromisos para frustración de sus socios europeos, quienes cargaron ayer contra la falta de seriedad de los británicos.

«El verdadero problema es que ni siquiera ellos saben lo que quieren. No es posible tener una pierna en el continente y otra en el Reino Unido. Espero que May venga con un fuerte mandato que todavía no hemos visto», le espetó la presidenta lituana, Dalia Grybauskait. No fue la única en exteriorizar el cansancio y hartazgo por un proceso negociador que ha vuelto a encallar tras un año y medio de conversaciones infructuosas. «Estamos en el mismo punto. El problema de la frontera irlandesa», aseguran fuentes comunitarias. Y no hay forma de llegar a un lugar de encuentro por los problemas caseros de May. «Su margen de maniobra es políticamente limitado», admiten.