Trump apoya a Riad e insinúa que Khashoggi murió a manos de «asesinos del hampa»

Los investigadores turcos entran en el Consulado saudí


Jerusalén / colpisa

Dos semanas después de la desaparición de Jamal Khashoggi, el equipo de investigación conjunto turco-saudí accedió al interior del Consulado de Arabia Saudí en Estambul. Tras un fin de semana de tiras y aflojas, la conversación telefónica mantenida por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, con el rey Salman dio la luz verde para el registro del edificio, que el Gobierno de Ankara solicitaba desde el día 2, cuando entró el periodista y no se supo más de él.

Poco antes de la llegada de los investigadores, un equipo de limpieza accedió a la legación por la puerta principal frente a las decenas de periodistas que hacen guardia a la espera de conocer nuevos detalles. Fuentes turcas filtran cada día novedades a la prensa que refuerzan la hipótesis de que Khashoggi, una voz crítica con la casa real saudí que desde hace un año vivía autoexiliado en Estados Unidos, fue asesinado. Los saudíes, sin embargo, niegan categóricamente cualquier implicación en la desaparición y así se lo transmitió el propio rey a Erdogan y a Donald Trump.

Cambio de opinión

El presidente estadounidense, que durante la semana amenazó con imponer sanciones a su gran aliado en la región si se demostraba que tenía algún papel en la desaparición, cambió de opinión de forma radical tras esta conversación. Ante la «negativa muy, muy fuerte» del monarca, Trump aseguró que «me sonó como que tal vez esto debió ser obra de asesinos del hampa. ¿Quién sabe?». El magnate estadounidense apuntó a «elementos incontrolables» y envió de forma inmediata a su secretario de Estado, Mike Pompeo, a Riad para hablar directamente con el rey.

Khashoggi no es el primer periodista saudí desaparecido en el último año -Reporteros Sin Fronteras denuncia al menos otros dos casos-, pero la forma en la que se ha producido y el nivel de popularidad alcanzado tras convertirse en columnista de The Washington Post han hecho que el caso despierte atención mundial. Las sospechas vertidas sobre los saudíes han provocado la desbandada internacional de la próxima conferencia Future Investment Initiative, que se celebrará entre los día 23 y 25 en Riad y que también se conoce como el Davos del desierto.

El presidente del Banco Mundial, así como varios medios de comunicación, como las cadenas estadounidenses CNBC y CNN y la agencia Bloomberg o el diario The New York Times han anunciado que cancelan sus asistencia. A la espera de conocer los resultados del registro, fuentes oficiales turcas anónimas insistieron a la agencia Reuters en que disponen de audios que demuestran que Khashoggi fue asesinado en el interior del consulado, aunque no ofrecieron más detalles. Analistas cercanos a la casa real saudí, como Khalad Ahmad al Habtoor, pidieron en Twitter «paciencia hasta el final de la investigación» y acusaron a los medios internacionales de «ofrecer versiones que parecen sacadas de películas de Hollywood». A nivel doméstico, las autoridades saudíes informaron de que la pena por «difundir rumores o noticias falsas en las redes» puede acarrear hasta cinco años de prisión. 

Vladimir Putin «probablemente» ordenó matar gente

Trump considera que Vladimir Putin «probablemente» ordenó asesinatos y envenenamientos (como el del exespía Serguéi Skripal y su hija), pero aseguró que «confía» en el presidente ruso. En una entrevista a la CBS, se le preguntó por qué nunca tiene declaraciones públicas duras hacia Putin, Trump afirmó que es muy «duro» con él pero en privado.

¿Qué le pasó a Khashoggi?

La Voz

Arrancan las investigaciones para tratar de esclarecer el caso del periodista saudí: Turquía registra el consulado en el que se le perdió la pista y Pompeo, secretario de Estado de EE.UU., viaja a Riad para reunirse con el rey Salmán bin Abdelaziz

Lo ocurrido con Khashoggi sigue siendo una incógnita pero el misterio podría resolverse con un posible cambio en la versión de lo sucedido por parte de Arabia Saudí. Riad primero desmintió categóricamente cualquier implicación en el supuesto asesinato del periodista desapareció el pasado 2 de octubre después de entrar en el consulado de su país en Estambul. Y no solo eso: este fin de semana anunció represalias contra posibles sanciones. Es la respuesta a las advertencias de EE.UU., el Reino Unido, Francia, España y Alemania que, gravemente preocupados, pidieron una investigación minuciosa y transparente sobre lo sucedido. Las pesquisas están ya en marcha: Turquía registraba esta tarde la embajada y Trump ha enviado a su secretario de Estado, Mike Pompeo, para reunirse con el rey de Arabia Saudí Salmán bin Abdelaziz, quien negaba insistentemente saber qué le pasó al reportero crítico con su régimen.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Trump apoya a Riad e insinúa que Khashoggi murió a manos de «asesinos del hampa»