El Apple Watch del periodista saudí Jamal Khashoggi grabó su asesinato

Según el diario turco «Sabah», agentes de inteligencia saudíes se dieron cuenta y trataron de borrar las grabaciones de la nube, pero no pudieron eliminar todos los archivos


Redacción

El reloj inteligente, un Apple Watch, que llevaba el desaparecido periodista y disidente saudí Jamal Khashoggi cuando acudió al consulado de su país en Estambul, el pasado día 2, grabó su asesinato, según asegura hoy el diario oficialista turco Sabah. «Khashoggi sincronizó el reloj con su teléfono móvil, que dejó (en manos de) su novia antes de entrar (en el consulado)», explica el diario, citando «fuentes fiables» de la investigación. «Las conversaciones durante su asesinato fueron grabadas por el reloj y enviadas al teléfono y al registro en la nube» o sistema de almacenamiento en servidores remotos, asegura Sabah.

El rotativo, según recoge la agencia Efe, agrega que los agentes de inteligencia saudíes se dieron cuenta del reloj y trataron de borrar las grabaciones de la nube, pero no pudieron eliminar todos los archivos. Según concluye Sabah, la policía y los servicios de inteligencia turcos (MIT) lograron «revelar el asesinato analizando en la nube las grabaciones de audio que los saudíes no pudieron borrar». Ayer, otro diario turco, el opositor Sözcü, ya había informado de que a través del reloj inteligente del periodista se registró un «diálogo en árabe», aunque ese diario precisa que «no hubo gritos ni chillidos».

Dos fuentes turcas citadas por la agencia Reuters han confirmado que Khashoggi llevaba puesto el reloj inteligente de Apple cuando entró en el Consulado y que este aparato estaba conectado con un teléfono en el exterior

El diario estadounidense The Washington Post, en el que Khashoggi había escrito artículos críticos con su país, informó ayer de que el Gobierno turco informó a las autoridades de EE. UU.  de que dispone de grabaciones de vídeo y audio que demuestran que el periodista fue asesinado en el consulado. En esas grabaciones se muestra que Kashoggi fue detenido en el consulado por un equipo de seguridad, que lo mató y que desmembró su cuerpo, asegura el diario norteamericano, que cita como fuentes a funcionarios turcos y estadounidenses.

El Gobierno de Arabia Saudí rechazó todas las informaciones sobre el supuesto asesinato del periodista y el ministro del Interior saudí, el príncipe Abdulaziz bin Saud bin Naif bin Abdulaziz, las calificó de «mentiras y acusaciones sin fundamento». Sin embargo, elogió la cooperación con Turquía para investigar lo sucedido «a través de la Comisión de Investigación Conjunta y otros canales oficiales».

Una delegación saudí llegó ayer a Turquía para coordinar con las autoridades turcas la investigación sobre el paradero de Khashoggi. La delegación saudí tiene previsto entrevistarse con el equipo turco de investigación entre hoy y mañana. Según la prensa turca, entre los emisarios saudíes hay altos cargos del Ministerio de Exteriores y de los servicios secretos.

El ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, pidió al Gobierno de Arabia Saudí más cooperación en la investigación. «Para que el fiscal jefe y los expertos puedan entrar en el consulado general de Arabia Saudí, hace falta la cooperación de Arabia Saudí», señaló el ministro en declaraciones a la cadena turca de noticias NTV. «No hemos visto todavía en este tema una cooperación para una investigación correcta que haga salir todo a la luz, queremos verla», insistió el jefe de la diplomacia turca.

Khashoggi desapareció el pasado 2 de octubre, tras entrar en el consulado saudí en Estambul para recoger unos documentos oficiales necesarios para su boda con su novia turca. La semana pasada, amigos del columnista dijeron estar seguros que el periodista fue asesinado en el consulado y que su cadáver fue troceado y sacado en maletas del país.

La desaparición del periodista saudí nubla la estrella del príncipe Salman

mikel ayestarán

La Inteligencia turca dice tener grabaciones que prueban el asesinato del informador

La estrella del príncipe Mohamed bin Salman (MBS) se apaga cada día que pasa sin aclarar lo ocurrido con Jamal Khashoggi, el periodista que no dudó en criticar el exceso de poder que el joven MBS estaba acumulando. Los planes del heredero a la corona pasaban por lavar la cara exterior de Arabia Saudí con decisiones como la de permitir conducir a las mujeres o la apertura de cines pero la guerra de Yemen, las purgas internas, la detención de activistas de los derechos humanos y el caso Khasoggi complican los planes de un mandatario a quien en las redes sociales apodan de forma viral como «el joven Sadam», en recuerdo al dictador iraquí.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Apple Watch del periodista saudí Jamal Khashoggi grabó su asesinato