Las brasileñas se plantan ante Bolsonaro

Marchas por todo el país culminan el movimiento feminista contra el ultraderechista


brasilia / corresponsal

Decenas de miles de mujeres salieron a la calle ayer en las principales ciudades brasileñas para dejar claro quién no será su candidato predilecto para las presidenciales de la semana que viene. El movimiento #EleNão contra el ultraconservador Jaír Bolsonaro salió de las redes sociales para manifestarse por las calles de los grandes centros urbanos. La fuerte oposición del voto femenino es el signo más evidente del desgaste de la campaña de Bolsonaro, que sigue liderando las encuestas a pesar de haber sufrido un ataque contra su vida, no haber participado en la campaña, y enfrentar serios reveses con los vaivenes de la separación conyugal y las meteduras de pata de su candidato a vicepresidente.

Las encuestas lo plasmaron cada vez con mayor claridad: la alta tasa de rechazo que genera Jaír Bolsonaro (más del 40 %) es aún más grande cuando se le pregunta a las mujeres (se acercá al 50 %). El candidato nostálgico de la dictadura brasileña dijo en varias ocasiones que las trabajadoras deberían cobrar menos cuando se quedan embarazadas («Están de vacaciones siete meses»), quiso insultar a la expresidenta Dilma Rousseff llamándola lesbiana y de otra diputada del PT dijo que no la violaría nunca «porque no lo merece».

Las alertas en los despachos de Bolsonaro o en su habitación del hospital, que dejó ayer tras ser apuñalado, sonaron cuando un grupo de Facebook llamado «Mulheres unidas contra Bolsonaro» empezaba a alcanzar cifras de participantes abultadas. En la actualidad, se acerca a los 4 millones de usuarias. Una de las administradoras, María Tuca, fue víctima de un sospechoso asalto por hombres armados en Río de Janeiro.

El movimiento recibió el apoyo de la gran estrella pop brasileña del momento, la cantante Anitta. La asociación de la figura de Bolsonaro con la de Trump hizo que se adhiriesen figuras internacionales como las cantantes Dua Lipa y Cher o la actriz Ellen Page. Y el respaldo definitivo llegó con una publicación de Madonna en su cuenta de Instagram con el eslogan del #EleNão. Contra esta oposición, intentan hacerse visible un 15 % de mujeres que, según las encuestas, votarían por Bolsonaro. El apego del ultraconservador por los valores cristianos, la defensa del uso de armas de fuego para protegerse de ataques sexuales y la postura férrea por la castración química de los violadores seduce a un porcentaje del electorado femenino. 

Líder en las encuestas

Bolsonaro atribuye este movimiento a un intento de desacreditar una candidatura que sigue liderando las encuestas. «No aceptaré ningún resultado que no sea mi victoria», dijo en una entrevista desde el hospital. El fantasma del fraude a través de las urnas electrónicas sigue siendo agitado por sectores que ven con preocupación el crecimiento del candidato indicado por Lula, Fernando Haddad, en todas las encuestas. De ahí que la derecha oficial, liderada por Geraldo Alckmin, ataque a Bolsonaro sin piedad porque cree que un segundo turno con el ultraconservador y Haddad acabará en victoria arrolladora del segundo.

No es la única vía de agua que tiene que achicar Bolsonaro. La prensa ha publicado todo lujo de detalles del proceso de separación de su primera esposa, Ana Cristina Siqueira. Una supuesta denuncia contra Bolsonaro por robo de joyas y amenaza de muerte fue tramitada por el ministerio de Exteriores cuando Siqueira se refugió en Noruega tras la separación. Además, con el fin del matrimonio se habría descubierto un desfase de casi medio millón de euros entre el patrimonio de Bolsonaro y los ingresos declarados como diputado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Las brasileñas se plantan ante Bolsonaro