Trump eleva el tono contra Venezuela y no descarta una operación militar

Adriana Rey NUEVA YORK / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

Justin Lane | efe

Caracas acusa a la Casa Blanca de promover una insurrección del Ejército

27 sep 2018 . Actualizado a las 07:49 h.

Si el martes dijo que un golpe triunfaría rápidamente, Donald Trump dio un paso más ayer en la escalada de tensión entre Estados Unidos y Venezuela al insistir en que «todas las opciones están sobre la mesa». «Las fuertes y las menos fuertes», dijo. «Y ya saben lo que quiero decir con fuertes», amenazó, en lo que se interpretó como una puerta abierta a una operación militar. «Solo quiero que la gente esté segura. Nos ocuparemos de Venezuela porque lo que pasa es una desgracia», justificó. En un intento de mostrar su voluntad negociadora, dijo estar abierto a reunirse con el presidente Nicolas Maduro, pero anoche no había planes para ello. En marzo, el presidente venezolano sugirió que si lo convocaban a una reunión con el Ejecutivo de EE.UU., solo tendrían que decirle hora y lugar para estar allí. «Traigo la voz de todo mi pueblo. Vengo cargado de pasión patria para defender la verdad», manifestó Maduro a través de Twitter antes de aterrizar anoche en Nueva York, para intervenir en la Asamblea General de la ONU. Confirmó su asistencia en el último instante, de hecho su presencia sorprendió a las diferentes delegaciones.

En su discurso del martes, Donald Trump ya se había referido a la «tragedia humana» por el socialismo de Maduro. Posteriormente, en su reunión con el presidente de Colombia, Iván Duque, volvió a retomar el tema. «Es un régimen que francamente podría ser derrocado muy fácilmente por los militares, si los militares deciden hacerlo», añadió.

Sus palabras enfurecieron al Ejecutivo de Maduro, quien a través de un comunicado del Ministerio de Exteriores condenó las «declaraciones belicistas orientadas a promover una insurrección militar» y aseguró que «Venezuela se defenderá». La amenaza del mandatario estadounidense obligó a la Fuerza Armada de Venezuela a ratificar su «lealtad absoluta» a Maduro y repudiar las declaraciones del magnate, calificándolas de «groseras».