May admite sentirse «irritada» por las especulaciones en torno a su reemplazo como primera ministra de Reino Unido

Efe

INTERNACIONAL

Theresa May junto a Boris Johnson
Theresa May junto a Boris Johnson

La primera ministra británica ha criticado al exministro de Exteriores Boris Johnson por oponerse a su plan para el «brexit». El alcalde de Londres pide un segundo referendo

16 sep 2018 . Actualizado a las 12:01 h.

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, ha admitido sentirse «irritada» por el debate sobre el liderazgo de su partido y ha criticado al exministro de Exteriores Boris Johnson por oponerse a su plan para el brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

La jefa del Gobierno -en una entrevista al programa Panorama de la BBC que será emitida mañana, pero divulgada hoy- insiste en que está concentrada en trabajar por el futuro del país después de la retirada británica de la Unión Europea (UE), el 29 de marzo del 2019.

Hace unos días, los medios revelaron que varios diputados conservadores euroescépticos, contrarios al plan de May del brexit, se reunieron para analizar cómo y cuándo desafiar el liderazgo de la primera ministra, según revelaron los medios. El plan de May, llamado «Chequers», contempla crear un área de libre comercio para bienes después del brexit, lo que evitaría los controles de aduanas y mantendría abierta la frontera irlandesa.

«Me siento un poco irritada (por el liderazgo), pero este debate no es sobre mi futuro, este debate es sobre el futuro del pueblo del Reino Unido y del futuro del Reino Unido», afirma. «Es en eso en lo que estoy concentrada y es en ello en lo que todos deberíamos estar concentrados», añade.

En su entrevista, la líder conservadora subraya que lo más importante es alcanzar un «buen acuerdo» con la UE que sea beneficioso para los británicos, de cualquier región del país, e insiste: «lo que importa es el futuro del pueblo del Reino Unido».

Al mismo tiempo, May critica el lenguaje utilizado por Johnson para rechazar el plan «Chequers», al compararlo con un imaginario cinturón suicida, que llevaría el Reino Unido, pero cuyo detonador es entregado al bloque europeo.

«Debo decir que la elección del lenguaje es totalmente inapropiado. Yo fui ministra de Interior durante seis años y primera ministra dos y creo que utilizar un lenguaje así no es correcto y no es un lenguaje que yo utilizaría», afirma.

La primera ministra ha insistido en que «Chequers» es el único plan sobre la mesa que cumplirá con la voluntad de los británicos (que votaron en un referéndum en junio del 2016 a favor del brexit) al tiempo que se evita una frontera dura en Irlanda.