Salvini y Orbán negocian un eje basado en la xenofobia para las próximas europeas

Se alían para cerrar a los inmigrantes las fronteras de la UE


roma / corresponsal

Sonrisas y piropos entre los dos grandes representantes del ultranacionalismo xenófobo en Europa tras una hora de reunión en Milán. El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, están unidos por el mismo objetivo: cerrar las fronteras de Europa a los inmigrantes, lleguen estos por tierra o por mar.

«Estamos cerca de un cambio histórico para el futuro de Europa: hoy empieza una serie de encuentros», anunciaba un satisfecho Salvini, que además adelantaba lo que seguramente será su eslogan los próximos meses: «Detener la inmigración es posible». Para Orbán la conversación con el líder de la Liga fue «estimulante» y no ahorró alabanzas a Salvini, que «es popular en Hungría porque ha demostrado que la inmigración puede ser detenida también en el frente marítimo. Solo él lo ha hecho», y por ello invitó al ministro italiano a «no echarse atrás» en la defensa del «confín europeo».

La alianza entre Salvini y Orbán tiene como finalidad conseguir poner contra las cuerdas a populares y socialistas para, así, cambiar las reglas de la Unión Europea en nombre de la seguridad. Las elecciones europeas de 2019 pueden ser el momento ideal para los dos líderes ultranacionalistas si se concreta el proyecto de una lista común con la que presentarse a los comicios. «Trabajamos juntos para una futura alianza que ponga en el centro los valores que nuestros movimientos y nuestros gobiernos representan. Podemos unir energías diversas con un objetivo común, excluyendo a la izquierda», dijo Salvini, que mandó un mensaje al presidente francés, Emmanuel Macron. «Obviamente cambiar los tratados de la UE, no solo sobre la inmigración, es empeño del gobierno. Pedimos colaboración a Macron, que pasa el tiempo dando lecciones a gobiernos extranjeros: dé ejemplo abriendo la frontera de Ventimiglia».

Antes de la reunión Orbán había manifestado su admiración por Salvini: «Es mi héroe», dijo, añadiendo además que «tengo algunas experiencias que tal vez puedo compartir con él». Para el primer ministro húngaro existen dos bloques en Europa. «Bruselas dice, y con ellos alemanes, franceses y españoles, que su política consiste en gestionar mejor la inmigración. Nosotros, que estamos en el campo opuesto, decimos que el objetivo es pararla. Por eso nosotros y Salvini tenemos la misma postura».

Políticas iguales pero que, sin embargo, ocasionan roces como cuando Budapest se negó a acoger a los inmigrantes del barco Diciotti, una «disonancia» que el ministro de Exteriores italiano, Enzo Moavero Milanesi, no ha ocultado, mientras su colega húngaro, Peter Szijarto, aseguraba que «en la política de inmigración de Hungría e Italia hay puntos de convergencia».

Miles de personas se congregaron cerca de la prefectura de policía para mostrar su rechazo a los dos dirigentes. La convocatoria partió de la asociación Europa senza muri (Europa sin muros) y a la misma se adhirieron formaciones como el Partido Democrático y Libres e Iguales, así como sindicatos, colectivos estudiantiles y diversas asociaciones y oenegés.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Salvini y Orbán negocian un eje basado en la xenofobia para las próximas europeas