España y otros once países buscan hoy un sistema para reubicar a migrantes como los del Diciotti

Italia quiere imitar la controvertida política migratoria de Australia, que paga a terceros países para que acojan a los inmigrantes

.

REdacción / La voz

Una docena de países, entre ellos España, se reúnen hoy en Bruselas para acordar un sistema de reubicación de migrantes rescatados en el Mediterráneo y fijar así un mecanismo para evitar crisis como la del buque Diciotti, atracado en el puerto siciliano de Catania con 150 migrantes a bordo tras el desembarco la madrugada de ayer de 27 menores, de entre 14 y 17 años y originarios de Eritrea a excepción de una niña que es somalí.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, autorizó a bajar a los menores tras las presiones de la Defensoría de la Infancia, organizaciones humanitarias y de sus socios de Gobierno del M5E. Pero se niega a dar la orden de llevar a tierra al resto hasta no tener cerrado un acuerdo para su redistribución a otros países de la UE, tal y como ocurrió en el caso del Aquarius. Ayer ningún país se había comprometido públicamente a acoger a los migrantes del Diciotti.

En la cita de Bruselas estarán representantes de España, Italia, Francia, Alemania, Malta, Luxemburgo, Grecia, Países Bajos, Bélgica, Austria, Portugal e Irlanda. «Hemos estado y estamos en contacto con los Estados miembros que hasta ahora han participado en los acuerdos» anteriores para el reparto de migrantes, dijo el portavoz de Migración de la Comisión, Tove Ernst, quien reconoce que la mera participación en la reunión no supone que todos estos países vayan a acoger a una parte de las personas a bordo del Diciotti.

El portavoz recordó a Italia que la labor de la Comisión es de «coordinación» entre Estados miembros, pero son los Gobiernos los que deben decidir en última instancia el reparto de los migrantes. Una vez más llamó a la necesidad de encontrar «soluciones europeas duraderas» para hacer frente a la gestión de la migración y el asilo en la UE.

Como en Australia

La última ocurrencia de Salvini para solucionar la crisis migratoria es imitar la controvertida política migratoria de Australia, denunciada por grupos de derechos humanos. El programa No Way aplicado por el Gobierno de Camberra no permite la entrada de ningún inmigrante indocumentado socorrido en el mar y paga a terceros países para que lo acoja. Los rescatados terminan en centro de remotas islas de Nauru y Papúa Nueva Guinea esperando durante años la tramitación de su solicitud de asilo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

España y otros once países buscan hoy un sistema para reubicar a migrantes como los del Diciotti