El Supremo venezolano en el exilio condena a Maduro a 18 años por cobrar sobornos de Odebrecht

La sentencia no será acatada por el mandatario, pero supone el punto de partida para que responda a la justicia cuando deje el cargo

F.e.
Redacción / La VOz

El exiliado Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela condenó ayer al presidente Nicolás Maduro a 18 años y tres meses de cárcel por los delitos de corrupción en el caso de la constructora brasileña Odebrecht. La sentencia no será acatada por el mandatario porque los magistrados fueron designados por la opositora Asamblea Nacional (AN) que desde el 2016 no posee poderes por un bloqueo del Poder Judicial chavista. Sin embargo, la exfiscal general venezolana Luisa Ortega Díaz indicó que la medida es el punto de partida para que Maduro responda a la justicia cuando deje el cargo.

El presidente venezolano además de cumplir su condena en la cárcel militar de Ramo Verde, donde estuvo detenido el político opositor Leopoldo López, debería pagar unas multas de casi 22 millones de euros por corrupción propia y de 31.796 millones por blanqueo de capitales, así como una inhabilitación política por el tiempo de la pena. Los magistrados exiliados también solicitaron una orden de captura internacional e instaron a las fuerzas policiales a detenerle.

En mayo de este año, el tribunal paralelo, exiliado en distintos puntos del continente americano, suspendió de su cargo a Maduro por el mencionado caso de sobornos políticos del mundo.

Por su parte, la AN nombró ayer una comisión delegada para cumplir con su receso parlamentario. Según su orden del día, no abordará la sentencia del Supremo que designaron.

Mientras esto sucedía, decenas de policías detuvieron una protesta del sector de la salud que se dirigía a la sede del Ejecutivo venezolano para exigir mejoras salariales y dotación de materiales y medicinas.

El chavismo acusa a otro diputado opositor por el atentado

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, acusó al diputado opositor Ismael García de estar involucrado en el atentado fallido contra Maduro junto a Juan Requesens y Julio Borges. A estos últimos le despojaron de su inmunidad como parlamentarios.

El Gobierno venezolano solicitó al Ejecutivo colombiano la extradición de Borges y pidió a Perú y a Estados Unidos la captura de otros implicados que están en esos territorios.

Por otro lado, Requesens, detenido por el ataque frustrado, no recuerda haber grabado el vídeo de confesión que difundió el chavismo la semana pasada. En la grabación señaló tener contacto con el coordinador del atentado. Por esto, la diputada Delsa Solórzano sugirió que el diputado fue drogado para que declarara.

Zapatero desmiente a Borges

El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero negó ayer haber presionado con ir a prisión a miembros de la oposición venezolana para firmar un acuerdo favorable a Maduro, según una acusación dicha por Borges. «No voy a tolerar semejante calumnia», acotó el exjefe del Gobierno y señaló que el diputado «va a responder» a ello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Supremo venezolano en el exilio condena a Maduro a 18 años por cobrar sobornos de Odebrecht