Cuba opina sobre su nueva Constitución en un clima de división

El Gobierno inicia las consultas populares coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Fidel Castro

F.E.
Redacción / La Voz

Casi 10 millones de cubanos están convocados desde ayer, conmemorando el nacimiento del líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro (1926-2016), hasta el 15 de noviembre para opinar y proponer sus puntos de vista sobre su nueva Constitución, que despierta un clima de división social. La oposición sostiene que el documento es un maquillaje institucional. Otros piensan que es una idea revolucionaria. La nueva Carta Magna mantendrá la unilateralidad en el poder del Partido Comunista de Cuba (PCC), eliminará las alusiones al comunismo y reorganizará el Gobierno con la introducción de la figuras de presidente de la república y primer ministro, pero reconocerá la propiedad privada, abrirá el camino al matrimonio homosexual. Los oficialistas expresan que es un texto más avanzado que el elaborado en la época soviética de 1976.

Según la Cancillería, los cubanos residentes en el exterior podrán sumarse al debate sobre la nueva Carta Magna por vía telemática, en un proceso inédito en casi seis décadas de revolución.

Según los analistas, la renovada Constitución cubana -que añade 87 artículos, elimina 11 y modifica 113 de la que está en vigor - busca consolidar la dictadura y dificulta el cambio de sistema por vías legales: entre sus artículos señala que el PCC es único y «es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado». Además destaca que los ciudadanos tienen la facultad de luchar, con cualquier método (incluso las armas, como último recurso), contra quienes intenten derribar el orden político.

Los intereses de la familia Castro impulsan el matrimonio gay y la iniciativa privadaCon respecto al puesto de presidente de la república, la edad máxima para ejercer son 60 años (el actual presidente, Miguel Díaz-Canel, tiene 58 años), fija mandatos de cinco años con derecho a una reelección y se requiere el voto favorable de la mayoría absoluta del Parlamento. Expertos en la materia dicen que esto no genera una democracia real, porque habría una alternancia política tutelada por el castrismo. La presidencia tendrá la capacidad de proponer a la Asamblea Nacional el primer ministro, cargo que no existe en la actual Constitución y que hará las veces de jefe de Gobierno.

Avances importantes

El profesor cubano de la Universidad de Texas-Río Grande Valley, Arturo López-Levy, declaró que el texto «se queda corto» según los estándares internacionales, pero tiene avances importantes para la gente. La nueva Carta Magna, que será llevada a referendo en febrero del 2019 y tiene altas probabilidades de ser ratificada, avanza a favor del matrimonio homosexual. Esto se debe a que la hija del expresidente Raúl Castro, la diputada Mariela Castro, es activista de la comunidad LGTB de la isla y lo postuló para el borrador de la próxima ley fundamental del Estado cubano. Varias iglesias cristianas rechazan esta apertura en defensa del «diseño original de la familia».

La propiedad privada (que ya se instauró en el 2008, bajo el poder de Raúl Castro, con supervisión del Estado) es una apertura a la inversión extranjera. Actualmente, España es uno de los países europeos que más invierte en Cuba. Pese a este avance, el texto dice que estará supeditada a las leyes. Las regulaciones recientes para los trabajadores que trabajan por cuenta propia son a menudo son más estrictas que las anteriores, indican los analistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cuba opina sobre su nueva Constitución en un clima de división