Más denuncias de racismo contra el magnate

Manigault Newman, la otrora confidente de Trump se ha convertido en su azote

La protesta contra el racismo de los jugadores de los Dolphins de la NFL enfadó al presidente
La protesta contra el racismo de los jugadores de los Dolphins de la NFL enfadó al presidente

Redacción / la voz

El contencioso por las deportaciones de inmigrantes ilegales congracia a Donald Trump con una parte de su electorado, el más radical. Pero también le granjea la oposición de numerosas caras públicas que cargan contra la doble moral del magnate. Ayer, Omarosa Manigault, uno de sus fichajes estelares al llegar a la Casa Blanca y con la que había trabajado en el show televisivo The Apprentice, puso voz a una de sus denuncias: «Se pasa todo el día llamando nigger [negrata, un término muy ofensivo para la comunidad afroamericana] a todo el mundo».

Manigault Newman, que asegura tener grabaciones de Trump que servirán de base a un inminente libro, ostentó el cargo de directora de Comunicaciones de la Oficina de Enlace Público de la Casa Blanca hasta que el pasado diciembre presentó su dimisión por razones que nunca fueron aclaradas.

Desde entonces, la otrora confidente de Trump se ha convertido en su azote. En su libro, según el diario británico The Guardian, Manigault Newman también recoge cómo, ya ocupando el despacho oval, Trump se dirigió de forma racista al marido de su también asesora Kellyanne Conway, de origen filipino, a quien se habría referido como «¡jodido flip! ¡desleal! ¡jodido goo-goo!». Tanto flip como goo-goo son dos expresiones despectivas empleadas para atacar a la comunidad filipina en EE.UU.

Bronca con los deportistas

Omarosa Manigault echó más leña al fuego de sus enfrentamientos con las principales figuras del deporte americano. La semana pasada se peleó con Lebron James, el mejor jugador de la NBA, del que llegó a dudar de su capacidad de saber leer a pesar de las numerosas acciones filantrópicas que desarrolla. Ayer, Trump le pidió a los propietarios de la NFL (fútbol americano) que castiguen sin sueldo a los jugadores que se arrodillen o levanten el puño durante la interpretación del himno -habitual en todos los partidos- para denunciar la discriminación racial. «Los jugadores de la NFL están de nuevo en acción, arrodillándose cuando deberían estar orgullosos del himno nacional. Numerosos jugadores, de diferentes equipos, quisieron mostrar su indignación por algo que la mayoría de ellos son incapaces de definir. Ellos están ganan una fortuna haciendo lo que aman», escribió Trump.

Además, para mañana en Washington hay convocada una marcha de corte nazi, que coincide con el aniversario del atropello masivo de Charlottesville a manos de un simpatizante contra una manifestación de activistas contrarios al incremento de casos de discriminación racial en Estados Unidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Más denuncias de racismo contra el magnate