La crisis amarga a Maduro el aniversario de la Constituyente

Un año después, el presidente está más aislado que nunca


CARACAS / CORRESPONSAL

Mañana se cumple un año de la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en Venezuela y el país ha pasado por un agudo proceso de pérdida de legitimidad y de creciente rechazo del Gobierno de Nicolás Maduro por parte de la comunidad internacional. Pero, al mismo tiempo, la cúpula del régimen, aislada por las sanciones y cercada por la crisis económica, se ha atrincherado en el poder, y los ciudadanos huyen de Venezuela en proporciones que pueden alcanzar ya un sexto de su población.

La Constituyente funciona como una suerte de Parlamento paralelo, pero su contribución ha sido magra al punto de que comienzan a surgir voces dentro del chavismo que indican que «no está funcionando», como señala el constituyente Earle Herrera, un histórico de la izquierda.

El mes pasado, Diosdado Cabello, el número dos del Gobierno, asumió la presidencia de la ANC, según Maduro, para «motorizar los cambios» que necesita el país, asolado por la hiperinflación dentro de un programa general de apertura.

Pero de redactar una nueva Constitución aún no hay nada, y el país se debate entre dos posibilidades: Que el Gobierno dé un madrugonazo [golpe de mano] con una Carta Magna de corte comunista que sería aprobada sin el voto popular, con voto presidencial de segundo grado (lo cual contribuiría aún más a su ilegalidad), o que se disuelva sin un nuevo proyecto de Carta Magna, como ha sugerido el periodista Nelson Bocaranda, citando fuentes del alto Gobierno y afirmando que hay dos proyectos, «a cual peor» y completamente imposibles de aprobación por voto popular, incluso con la oposición mermada como ahora. 

Buscar apoyos

El politólogo y constitucionalista Luis Salamanca afirmó que la Constituyente «es la expresión, junto con las elecciones del 20 de mayo, de la fase de ilegitimidad del poder chavista, y ha sido «l poder legislativo paralelo, que asume funciones de decisorias en ciertas materias que Maduro siente que no puede decidir solo».

Además, señala, «deben estar preparando un proyecto de Constitución para ver cuándo lo sacan y se lo presentan a una sociedad que aún tiene reflejos democráticos, aunque el sistema político no lo sea». Salamanca señaló que la ANC se ha convertido en expresión de las pugnas internas dentro del chavismo, con la decisión de Maduro de entregarle la presidencia a Cabello y sacar a Delcy Rodríguez, una de sus más leales. «Cabello puede tomarse en serio el carácter plenipotenciario que tanto ha aireado Maduro y convertirse en el poder de facto», indica Salamanca, señalando que el Congreso Ideológico del PSUV (partido de Gobierno) que se realiza este fin de semana en Caracas, «puede dar pistas de cuál de las corrientes internas se va a imponer finalmente».

Ka voz cantante parecen llevarla los reformistas, con Elías Jaua a la cabeza, que proponen un proceso de desregulación parecido al que vivió Rusia tras el desmembramiento de la Unión Soviética.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La crisis amarga a Maduro el aniversario de la Constituyente