Choque en el Gobierno italiano por la llegada de inmigrantes

El ministro de Transportes planta cara a Salvini por cerrar los puertos a 67 rescatados por un buque italiano

Matteo Salvini, viceprimer ministro y titular de Interior, se hace una foto con un inmigrante durante su visita a un campamento en la región de Calabria
Matteo Salvini, viceprimer ministro y titular de Interior, se hace una foto con un inmigrante durante su visita a un campamento en la región de Calabria

roma / colpisa

Aunque se han reducido casi un 80 % en lo que llevamos de año respecto al mismo período de 2017, las llegadas de inmigrantes a Italia a través del Mediterráneo Central siguen provocando fricciones en la coalición que sostiene al Gobierno de Roma. El Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga volvieron a mostrar este martes sus divergencias al afrontar este desafío después de que una nave de bandera transalpina, la Vos Thalassa, que asiste a las plataformas petrolíferas situadas frente a las costas libias, socorriera en la noche del lunes a 67 inmigrantes que habían zarpado desde el país norteafricano.

En cuanto tuvo noticia del rescate, Matteo Salvini, viceprimer ministro y titular de la cartera de Interior, se apresuró a asegurar que los extranjeros no iban a ser desembarcados en Italia. Justificó su posición asegurando que la embarcación se había adelantado a la Guardia Costera libia, que iba a ocuparse de los inmigrantes (entre ellos tres mujeres y seis menores de edad).

La postura de Salvini, líder de la Liga, no fue compartida por el ministro de Infraestructuras y Transporte, Danilo Toninelli, que celebró la intervención de la Guardia Costera italiana para hacerse cargo de los 67 indocumentados. Toninelli, del M5E, justificó esta actuación por el posible riesgo de que estallara un motín. Cuando los inmigrantes supieron que se acercaba una patrullera libia para devolverlos al país, varios se rebelaron y «pusieron en peligro a la tripulación del Vos Thalassa», explicó Toninelli, que ha tenido ya varias veces que recordar que la competencia de los puertos le corresponde a su ministerio y no al de Salvini. El responsable de Infraestructuras y Transporte anunció la apertura de una investigación a los dos «facinerosos» que provocaron el motín: un ghanés y un sudanés.

Los 67 inmigrantes se encontraban este martes a bordo de la nave Diciotti, de la Guardia Costera italiana, a la espera de saber en qué puerto iban a ser desembarcados. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), manifestó preocupación por su suerte. «El socorro en el mar es un principio demasiado importante para ser puesto en peligro, la prioridad debe ser salvar vidas y garantizar asistencia inmediata a las personas que afrontan estos peligrosos viajes», remarcó en una nota esta organización de la ONU. Pidió crear un «mecanismo regional» para garantizar la seguridad de los inmigrantes y un «adecuado reparto de las responsabilidades».

El intento de Salvini de negarse a aceptar a los extranjeros socorridos por la nave Vos Thalassa llega después de que le cerrara los puertos a los barcos de las oenegés que socorren a inmigrantes en el Canal de Sicilia. La criminalización que ha hecho de estos organismos no es compartida por parte del M5E ni tampoco por el primer ministro, Giuseppe Conte, que en una entrevista con La Stampa dijo que las oenegés desarrollan «un papel importante» aunque no deben «interferir» con la Guardia Costera libia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Choque en el Gobierno italiano por la llegada de inmigrantes