«Tienen que esperar y ser fuertes», es el consejo que el gobernador de la región tailandesa de Chiang Rai, Narongsak Osathananakor, ha dado a las familias de los doce niños miembros de un equipo de fútbol y su entrenador, que se encuentran atrapados en una cueva del norte del país. El mensaje cobra especial relevancia porque hasta hoy los equipos de rescate no habían podido determinar si estas trece personas seguían con vida. 

En la exhaustiva búsqueda que se ha prolongado durante nueve días y se ha retransmitido en directo por los principales canales de televisión del país, 1.300 efectivos han participado en tareas de búsqueda en la gruta del parque natural Tham Luang-Khun Nam Nang Non. No fue fácil, ya que los numerosos y estrechos pasadizos inundados a lo largo de la cueva impedían que los buzos cumpliesen con su objetivo de llegar a la cavidad. La dificultad añadida, más allá del nivel del agua, era la escasa visibilidad con la que se encontraban cada vez que intentaban avanzar en sus labores debido a la acumulación del fango.De hecho, definieron el reto como «bucear en una taza de café».

Según la versión oficial, los miembros del equipo de fútbol, que ahora se encuentran «sanos y salvos», quedaron atrapados en la cueva a causa de las lluvias torrenciales tras haber avanzado más de los 700 metros permitidos por las autoridades. Ahora que han sido localizados, el gobernador apuntó que les proporcionarán comida, aunque «no estamos seguros de que puedan alimentarse, ya que no comen desde hace mucho. También llevaremos a un médico que sepa bucear», añadió.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Tags
Comentarios

Final feliz para los 12 niños tailandeses perdidos en una cueva