La extraordinaria tarea de aguantar a Donald Trump

El 40 % del personal de la Casa Blanca ha dejado su puesto en el último año y la volatilidad de los cargos con el presidente republicano es la más alta de las últimas décadas

.

El 40 % del personal que trabajaba en la Casa Blanca hace un año ha dejado su cargo en este plazo, lo que confirma la volatilidad de los puestos de la Administración durante el mandato del presidente, Donald Trump. El dato es el resultado de un análisis de las nóminas de la Casa Blanca publicadas el pasado viernes en el que se hace evidente la alta rotación en los niveles más elevados. Así, la Administración Trump supera en movilidad a todas las administraciones modernas, explica la analista política de la Universidad de Towson Martha Kumar.

Kumar -directora del Proyecto Transición en la Casa Blanca- ha argumentado que esta circunstancia dificulta la aplicación de las políticas de Trump y su coordinación con los aliados exteriores. El proyecto de Kumar ha hecho un seguimiento de los movimientos en cargos de la Casa Blanca desde la Administración de Ronald Reagan (1981-89). «Es necesaria una continuidad», ha argumentado Kumar.

El análisis revela además que el 56 % del personal con sueldos más altos ha abandonado ya su cargo o ha anunciado que lo hará próximamente. Entre ellos están el jefe de Gabinete Reince Priebus, el director del Consejo Económico Nacional Gary Cohn, el asesor adjunto al jefe de Gabinete Rick Dearborn o el portavoz Sean Spicer.

El informe de nóminas de la Casa Blanca se entrega cada año al Congreso el 1 de julio como fecha tope. En los informes asimilables de la Administración de Barack Obama (2009-17) el índice de abandono de cargos en los niveles más altos de la Casa Blanca se situó en el 13 y el 24 %. Sin embargo, fue George W. Bush el presidente con menor índice de abandono o dimisión, con solo un alto cargo que dejó su posición durante un periodo asimilable al contabilizado para Trump, según el análisis de Kunar.

En el segundo nivel (asesor adjunto), la rotación ha afectado al 43 % del personal (15 % en el mandato Obama) y en el tercer nivel (ayudante especial del presidente) ha alcanzado al 39 % (24 % con Obama).

También se han detectado cambios en los cargos como el de Ivanka Trump, que ha pasado de Primera Hija -cargo sin salario asignado- a no tener esta consideración oficial. 

Futuras renuncias

Todo apunta además que esta tendencia no cesará, ya que se especula ya con la salida del cargo del nuevo jefe de gabinete, John Kelly, quien lleva menos de un año en su puesto. Todo este movimiento afecta al personal que se encuentra más abajo en el escalafón y que se tiene que acomodar continuamente a sus nuevos jefes, dejar el trabajo pendiente y formar a nuevo personal, ha destacado la analista política de Brookings Institution Kathryn Tenpas.

Tenpas ha analizado las consecuencias de los cambios en 60 posiciones clave desde la época de Reagan y confirma que los cambios con Trump han alcanzado niveles récord, en muchos casos con dimisiones forzadas. «Va contra su propio programa porque no está siendo tan eficiente como podría y la moral también es cuestionable», ha argumentado.

Tenpas apuesta también por nuevas dimisiones tras las elecciones de mitad de mandato de noviembre, cuando tradicionalmente los altos cargos dejan su puesto para pasar al sector privado o trabajar en futuras candidaturas presidenciales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La extraordinaria tarea de aguantar a Donald Trump