El penoso viaje de la flotilla del Aquarius hacia la solidaridad

Decenas de migrantes proceden de países a los que España apenas ha dado asilo

A. Checa
madrid, valencia / colpisa

«Las condiciones climáticas durante la noche fueron muy duras con olas de hasta cuatro metros y viento de 35 nudos. El equipo médico ha pasado la noche atendiendo a personas afectadas por mareo». David Beversluis, uno de los doctores de Médicos Sin Fronteras a bordo del Aquarius, describió de esta manera el penoso viaje hasta Valencia de la flotilla que transporta a los 630 migrantes rescatados el pasado fin de semana. Tal y como apuntaban las previsiones, el clima no ha acompañado en la primera etapa del trayecto de 1.300 kilómetros. Tanto que los tres barcos de la flotilla se vieron obligados a cambiar de rumbo para buscar abrigo junto a Cerdeña. Este contratiempo podría retrasar la llegada a España, que ayer se fijó para el sábado por la noche y que será escalonada.

Este es el kit de emergencia que se repartirá entre los pasajeros del Aquarius Ropa, artículos de aseo o juguetes, para recibir a los más de cien migrantes que navegan rumbo a Valencia, adonde llegarán, previsiblemente, el domingo por la mañana

Mientras a bordo cuentan las horas que quedan para divisar la costa, en los despachos del Ministerio del Interior revisan leyes, estadísticas y normativas de inmigración. En la flotilla viajan 630 hombres, mujeres y niños. Los más de 130 menores serán inmediatamente acogidos por el sistema de protección. Pero las dudas se ciernen sobre casi un centenar de inmigrantes procedentes de países a los que tradicionalmente España nunca dio estatuto de asilado. Así se desprende de comprobar las cifras de refugios concedidos los últimos cuatro años de los que se disponen informes completos (2013-2016). Guinea Conakry, Gambia, Ghana, Mali, Chad, Guinea Bissau, Níger o Comores son los ochos países de procedencia de algunos de los rescatados y que en los últimos cuatro años no han sido objeto de ningún procedimiento de asilo por parte de España. En esta situación se encontrarían 81 inmigrantes, los que se hallarían ante la mayor dificultad de que sus respectivos casos sean reconocidos para obtener la condición de refugiado. Otras nacionalidades, como la de Sierra Leona, Etiopía, Costa de Marfil, Senegal o Togo, apenas han recibido reconocimientos de asilo en los últimos años.

La inquietud que pueden sentir buena parte de los migrantes no se reduce con la posición del Gobierno. Sobre todo después de que el ministro del Interior, Grande-Marlaska, se contradijera en apenas unas horas. Por la mañana dijo que el comportamiento hacia esas personas va a ser idéntico, aplicando la legalidad vigente, que se da a aquellos otros que vienen vía Marruecos o Argelia hacia nuestro país. Por la tarde matizó que la situación del Aquarius es «excepcional» y la ley posibilita un «trato específico».

Los rescatados en el mar pueden ser enviados a centros de internamiento

Pese a los criterios cambiantes de Grande-Marlaska, fuentes conocedoras del operativo explicaron a Europa Press que los migrantes rescatados por el Aquarius entrarán en el país invitados por el Gobierno por razones humanitarias y contarán con un permiso inicial de estancia de 90 días. No se descarta que, una vez identificados, algunos de ellos vayan a los denostados Centros de Internamiento (CIE) para ser devueltos, en el caso, por ejemplo, de que tengan antecedentes penales o prohibida la entrada en el territorio.

Las mismas fuentes explican que el hecho de estar en el Aquarius se considera una circunstancia especial para todos ellos, independientemente de su nacionalidad o historia personal. En total, viajan personas de 26 nacionalidades diferentes. Una vez que lleguen a España, serán identificados y ubicados en espacios de acogida de oenegés y ayuntamientos, salvo aquellos que sean internados en los CIE.

Los inmigrantes soportan las penosas condiciones de la travesía contando las horas que faltan para llegar a España
Los inmigrantes soportan las penosas condiciones de la travesía contando las horas que faltan para llegar a España

Pasado este período inicial de tres meses, en los casos de aquellos que no cumplan ningún requisito para poder residir en España, se abrirán los procedimientos correspondientes para ser devueltos. Durante esos noventa días, se estudiará cada caso. Los migrantes que sean aceptados como solicitantes de asilo pueden ser sujetos de protección internacional (refugiados) o protección subsidiaria (huidos de conflictos). En caso de que no puedan ser acogidos en el sistema de asilo, se puede plantear un permiso de residencia por razones humanitarias.

Según las fuentes consultadas, el procedimiento adoptado está recogido en el Código de Fronteras Schengen, que permite a los estados miembro, por razones excepcionales de carácter humanitario, interés nacional o compromiso internacional, autorizar la entrada en su territorio de personas a pesar de que no reúnan los requisitos de entrada.

Recepción sin políticos

Valencia ha empezado a desplegar equipos de respuesta inmediata de emergencias ante la llegada de la flotilla que se espera que arribe de forma escalonada con intervalos de entre dos y tres horas para que dé tiempo a una primera asistencia sanitaria, psicológica y jurídica. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, se reunió con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, para coordinar la acogida. Explicó que la intención de las administraciones es que tengan una atención «respetuosa y acogedora», sin representantes políticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

El penoso viaje de la flotilla del Aquarius hacia la solidaridad