EE.UU. dividido: de indudable triunfo a repugnante cordialidad con un cruel dictador


Nueva York / corresponsal

La cumbre desató un torrente de reacciones divergentes en EE.UU. Con apelativos que fueron de «indudable triunfo» del presidente a legitimación de una cruel dictadura. El Partido Republicano fue uno de los primeros en felicitar a Trump «por este gran paso». «Comparto su esperanza de que comenzará un proceso que conducirá a una paz histórica», dijo el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell.

Pero no todos los conservadores opinaron lo mismo. El senador republicano John Kennedy pidió «no perder de vista que Kim Jong-un es un carnicero de su propio pueblo». Fue la misma línea que siguió la líder demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi, tras recordar «los millones de familias que viven con miedo en Corea del Norte».

El exdirector de la CIA Michael Hayden lamentó que la única novedad de la cumbre hubiesen sido la concesión por parte de EE.UU. sobre «los juegos de guerra» (las maniobras militares) con Corea del Sur, mientras que el ex jefe de personal de la agencia de inteligencia Jeremy Bash definió como «repugnante» haber visto la bandera estadounidense junto a la de un «régimen despótico» de Piongyang.

En contraste con el G7

Los reproches fueron una constante en los medios. The Washington Post calificó de «espectáculo» un encuentro que ha servido para igualar a un «dictador asesino con un presidente de EE.UU.». «Señor Trump, ¿es de verdad un honor conocer al hombre que mantiene campos de concentración, que periódicamente ataca a nuestro aliado Corea del Sur y cuyo régimen es responsable de la muerte del estadounidense Otto Weimar?», cuestionó el Post tras manifestar que «la insaciable necesidad de protagonismo de Trump, le dio a Kim una victoria histórica». En la misma línea, The New York Times recordó que el norcoreano «es uno de los peores violadores de derechos humanos». NBC News comparó a Piongyang con la Alemania nazi y censuraron los efusivos elogios de Trump hacia Kim, en contraste con los aliados del G7.

Hasta Fox News, cadena amiga del presidente, mostró su sorpresa por la puesta en escena de la cita. «Es desconcertante ver a Trump estrechando la mano del matón Kim Jong-un», manifestó su analista Brit Hume.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

EE.UU. dividido: de indudable triunfo a repugnante cordialidad con un cruel dictador