El ejército ruso, único sospechoso del derribo del vuelo MH17 en Ucrania

Hay al menos un centenar de personas implicadas en el lanzamiento del misil


bruselas / corresponsal

El vuelo MH17 de Malasya Airlines nunca llegó a su destino (Kuala Lumpur). El 17 de julio del 2014 un misil Buk derribó la aeronave cuando sobrevolaba la región ucraniana de Donetsk, controlada por los rebeldes rusos. En ese incidente murieron los 298 pasajeros que viajaban a bordo. Tras cuatro años de largas y arduas pesquisas, el equipo conjunto de investigación (JIT) encargado de aclarar lo sucedido apunta con el dedo a un único sospechoso: El ejército ruso.

Según los expertos holandeses, ucranianos, belgas, australianos y malasios que participan en la misión, la lanzadera del misil procede de la base de la Brigada 53º en Kursk (Rusia). Para llegar a esta conclusión han tenido que analizar centenares de fotografías y vídeos en los que se ha seguido el rastro o la «huella de identidad» de la lanzadera y misiles sospechosos. El JIT ha podido reconstruir el trayecto de 25 kilómetros que efectuó la brigada desde que partió de la base de Kursk el 23 de junio con medio centenar de vehículos y 6 Buk hasta que atravesó territorio ucraniano (25 de junio). En todas las imágenes se pueden detectar las mismas señales, número de serie de producción, código de manufactura, etc..., relacionados con el misil que derribó el Boeing y del que todavía se conservan dos piezas con numeración.

El jefe del Departamento Nacional de Investigación Criminal, Wilbert Paulissen, da por probada la implicación rusa en los hechos en los que al menos un centenar de personas podrían estar involucradas. El JIT los tiene identificados, pero concentra ahora sus esfuerzos en identificar a los responsables que dieron la orden de desplegar la lanzadera y el misil. Para ello Paulissen pidió ayer la colaboración de ciudadanos, amigos y familiares de los soldados de la brigada para poder llevar a los responsables ante la Justicia. «Estamos convencidos de que mucha gente tiene esta información. El rol de cada uno está cada vez más claro», aseguró.

Los investigadores estrechan el cerco sobre los responsables mientras los familiares de las víctimas tratan de persuadir a través de la prensa a los ciudadanos rusos para que rompan el pacto de silencio impuesto por el Kremlin. A pesar de que todas las evidencias apuntan a Moscú, el fiscal jefe Fred Westerbeke, pidió cautela. «Hemos determinado que el arma llegó de Rusia. Dicho esto, no estamos haciendo declaraciones sobre el rol de los rusos o de Rusia como Estado», matizó.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, interrumpió ayer su misión comercial en la India para reunirse con el consejo de ministros y debatir los próximos pasos. Bruselas lanzó un nuevo mensaje al presidente ruso para exigirle que coopere en las investigaciones, algo a lo que Moscú se negó desde el inicio de las pesquisas. «Llamamos de nuevo a Rusia a cooperar plenamente para esclarecer las responsabilidades por el derribo del avión. Hasta ahora no ha sido cooperativa», declaró la portavoz comunitaria, Maja Kocijancic. Hasta el momento, Moscú «no ha aportado respuestas a las cuestiones sobre la instalación de misiles», denunció.

Moscú niega la mayor, como ya hizo cuando se publicaron los resultados preliminares de la investigación. «Los datos presentados provienen de dos únicas fuentes: Internet y los servicios especiales ucranianos. Así que la imparcialidad de los datos y consecuentemente las conclusiones no pueden ayudar sino a crear dudas», aseguró el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El ejército ruso, único sospechoso del derribo del vuelo MH17 en Ucrania