El Mayo francés cumple medio siglo

Una protesta de 300 estudiantes desató en el país una movilización sin precedentes

Cohn-Bendit, en el centro, con camisa de cuadros, durante la protesta inicial en la Sorbona
Cohn-Bendit, en el centro, con camisa de cuadros, durante la protesta inicial en la Sorbona

París / Corresponsal

Hace 50 años, el 5 de mayo cayó en domingo de tregua, aunque solo fuese en las calles. El tribunal correccional de París, en una reunión extraordinaria, adjudicó penas de prisión a ocho jóvenes, cuatro de ellas firmes. Todos ellos habían sido detenidos el viernes anterior, cuando una serie de protestas estudiantiles a las afueras de la capital francesa se convirtió en el inicio del Mayo del 68.

El conflicto arrancó por la prohibición a los varones de entrar en las residencias de mujeres En la noche del 22 de marzo de 1967, una chispa se encendió en la facultad de Nanterre, al oeste de París. Unos sesenta estudiantes intentaron entrar en la residencia reservada para las mujeres. Sin éxito. Las alumnas tenían permitido entrar en las de hombres, pero no al revés. De forma espontánea, la indignación de los estudiantes dio lugar a manifestaciones antiautoritarias y antiinstitucionales en el campus, que posteriormente se transformaron en el Movimiento del 22 de Marzo. Un año después, la revuelta se contagió al barrio Latino de París. El viernes 3 de mayo de 1968, después de que el decano de Nanterre anunciase el cierre de la facultad como medida cautelar, unos 300 estudiantes se reunieron en el patio central de la Sorbona para protestar contra la convocatoria ante el consejo disciplinario de la universidad el siguiente lunes de ocho estudiantes, entre ellos, Daniel Cohn-Bendit, una de las principales figuras del movimiento y, posteriormente, icono del Mayo francés. La reunión, aunque en principio arrancó sosegada, acabó desatando la mayor oleada de protestas del siglo XX en el país.

Confluencia de luchas

Por primera vez, las fuerzas del orden entraron en la Sorbona, hasta entonces fuera de sus límites, alimentando aún más la cólera estudiantil. Esa noche se levantaron las primeras barricadas, en las que los manifestantes descubrieron que, bajo el asfalto de las calles de la capital, había arena, como en la playa. En total, 574 estudiantes fueron arrestados. Las imágenes de violencia dieron la vuelta al país. Diez días después se gestó una huelga general espontánea, la primera y más grande en la historia de Francia. El movimiento estudiantil consiguió el apoyo de las organizaciones obreras y la convergencia de luchas acabó por convertirse en una revolución cultural y política contra el Estado, el tradicionalismo, el consumismo, el capitalismo y la guerra de Vietnam. Medio siglo después, el Mayo del 68 sigue considerándose en Francia como el mayor movimiento de oposición al poder y contracultural de su historia.

El 30 de mayo, tras un mes de revueltas que pusieron a jaque la presidencia de Charles de Gaulle, el general cedió y disolvió la Asamblea Nacional para celebrar nuevas elecciones legislativas. Pese a la victoria de los gaullistas, el presidente abandonó el Elíseo al año siguiente. En noviembre del mismo año, la Ley Faure accedió a las demandas de los manifestantes y descentralizó la Sorbona, dividiéndola en trece establecimientos y poniendo fin a la Universidad de París tal y como era desde 1150.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Mayo francés cumple medio siglo