Corea del Sur desmantela los altavoces de la guerra psicológica contra el Norte

Trump sugiere Singapur y el puesto fronterizo de Panmunjom para su cumbre con Kim


pekín / e. la voz

Las dos Coreas se han propuesto dar pasos tangibles que mantengan vivas las esperanzas que incluso los más escépticos llegaron a abrazar tras su histórica cumbre del viernes. Desde este lunes, operarios del sur retirarán los enormes altavoces verdes que durante décadas han emitido música e información en su frontera con el Norte. Aunque aparentemente es un gesto menor, encierra el mismo simbolismo que el anuncio de Piongyang de volver a asimilar el huso horario de Seúl.

El anuncio lo hizo este lunes el ministerio de Defensa a través de un comunicado en el que afirmó que el ejército desmantelará la red de altavoces de la Zona Desmilitarizada (DMZ). Seúl ya decidió detener la emisión de propaganda el 23 de abril en respuesta al anuncio que en esa misma línea había hecho Piongyang un día antes.

Las dos Coreas empleaban sus altavoces para emitir mensajes propagandísticos. En el caso de Seúl, además de música K-pop, emitían noticias e información contra el régimen de Kim Jong-un, que podían escucharse en territorio norcoreano a una distancia de entre 10 y 25 kilómetros de la demarcación entre ambos países. Piongyang también lo utilizaba para el mismo fin alternando canciones de culto a la personalidad de sus líderes con información contra las autoridades surcoreanas y estadounidenses.

Aunque ambos países han interrumpido las emisiones varias veces, siempre coincidiendo con períodos de negociación, en este caso la medida va destinada a favorecer el clima conciliador tras la cumbre del viernes. Ambos líderes se comprometieron al «cese de los actos hostiles» y la guerra psicológica es uno de ellos.

La medida se dio a conocer el mismo día en que la Asamblea Popular Suprema (Parlamento) de Corea del Norte aprobó la unificación de su huso horario con el sur a partir del 5 de mayo para promover «la reconciliación y la unidad». Piongyang decidió retrasar los relojes 30 minutos en agosto del 2015 para regresar a su huso tradicional de hace más de un siglo, adelantado media hora por el imperio japonés, que dominó la península entre 1910 y 1945, para que coincidiera con la de Tokio.

A estos pasos se suman los esfuerzos diplomáticos a varias bandas para poner en marcha los acuerdos del 27 de abril. El ministro de Exteriores chino, Wang Yi, visitará Piongyang esta semana. Aunque no se han dado detalles del viaje, podría servir para preparar el viaje oficial del presidente chino, Xi Jinping, a quien Kim invitó en su visita secreta a Pekín. Trump, para quien el presidente surcoreano Moon Jae-in pidió ayer el Nobel de la Paz, sugirió por su parte que la histórica cumbre con el joven dictador se realice en la localidad de Panmunjom. «Varios países son considerados para la reunión. ¿Pero la Casa de la Paz, en la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur, no sería mas representativa, más importante y más duradera que un tercer país? ¡Simplemente, pregunto!», tuiteó. Sin embargo, poco después propuso Singapur.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Corea del Sur desmantela los altavoces de la guerra psicológica contra el Norte