Avalancha de críticas contra un rap antisemita que revoluciona Alemania

El nuevo Gabinete de Merkel lleva semanas ocupado tratando de frenar la ola de ataques antisemitas que se desató en la primera potencia europea

.

berlín / corresponsal

«Mi cuerpo está más definido que el de un interno de Auschwitz» y «Haz otra vez un Holocausto, ven con el cóctel molotov». Así reza una canción de los raperos alemanes Farid Bang, nacido en Melilla, y Kollegah. El pasado jueves los dos músicos se alzaron con el prestigioso galardón musical Echo por su álbum Joven, bestial y atractivo 3, que incluye el controvertido tema 0815, provocando así un gran revuelo en el país que aún no ha cerrado la herida del nazismo.

«Las provocaciones antisemitas no merecen premios, simplemente son repugnantes», escribía el ministro alemán de Exteriores en Twitter. El socialdemócrata Heiko Maas se mostró aún más indignado por el hecho de que el galardón más famoso de la industria musical germana se entregara el 12 de abril, el mismo día en que Israel recuerda a los seis millones de vidas que se cobró el genocidio perpetrado por Hitler.

El nuevo Gabinete de Merkel lleva semanas ocupado tratando de frenar la ola de ataques antisemitas que se desató en la primera potencia europea. Sobre todo desde que salió a la luz el caso de una niña judía de 7 años que estaba siendo acosada en un colegio de Berlín por estudiantes mayores de origen musulmán. Pero también organizaciones que representan a víctimas del Holocausto y miembros de las fuerzas de seguridad protestaron por lo que consideran una ceremonia cínica.

Ello ha obligado a reaccionar a la industria musical, cuyo presidente anunciaba ayer consecuencias. «Ahora se revisará el premio en su conjunto, lo que incluye un análisis integral y la reestructuración de los mecanismos de nominación y adjudicación del galardón», que se concede en función de las ventas y un posterior voto del jurado, explicó a DPA Florian Drücke.

Hace unos días, cuando la organización de los Echo aún sopesaba retirar la nominación de los raperos, una superviviente del campo de Auschwitz criticó los pasajes. «Me gustaría pedir perdón por que el verso de mi canción le haya ofendido personalmente. No era mi intención humillarla», se disculpó entonces en Facebook Farid Bang, de 31 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Avalancha de críticas contra un rap antisemita que revoluciona Alemania