Trump evita dar la cara por su desdén hacia América Latina en la cita de Lima

La Cumbre de las Américas analizará la situación en Venezuela tras vetar a Maduro

Ivanka Trump fue la estrella de una reunión de mujeres empresarias en Lima en la jornada previa al arranque de la Cumbre de las Américas
Ivanka Trump fue la estrella de una reunión de mujeres empresarias en Lima en la jornada previa al arranque de la Cumbre de las Américas

BOGOTÁ / E. LA VOZ

Lima acoge hoy y mañana la séptima edición de una Cumbre de las Américas muy descafeinada por las ausencias de Donald Trump y Nicolás Maduro. Será la primera vez que un presidente estadounidense se pierda la cita desde su creación, en 1994, que no acudirá por la crisis de Siria.

La presencia de Trump en Lima había generado grandes expectativas, ahora aplacadas. Se esperaba con especial atención un posible encuentro con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y también el momento en que se cruzase con el presidente cubano, Raúl Castro, quien dejará el puesto el próximo jueves.

Esos encuentros no se producirán. La decisión del presidente norteamericano de no asistir a la cumbre ha sido analizada en varios países de la región como la muestra del desinterés del Gobierno de EE.UU. en la región.

Solo el 16 % de los latinoamericanos aprueban la gestión de Trump, según una encuesta de Gallup. Barack Obama, en cambio, tenía la aprobación de más del 62 % de los habitantes de la región un año después del inicio de su mandato. Decisiones como la construcción de un muro en la frontera con México, el envío de la Guardia Nacional estadounidense a la zona o la cancelación de programas que protegen de la deportación a millones de migrantes no han sido bien vistos en los países de la región.

Tampoco su visión proteccionista de la economía. El magnate ha retirado a su país del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, que Obama había negociado con varios países asiáticos y latinoamericanos. También ha iniciado una dura renegociación del tratado de libre comercio que une a su país con Canadá y México, conocido como Nafta.

Tampoco cayó bien en la región el calificativo de «agujeros de mierda» con el que Trump se habría referido, según filtraciones, a Haití y El Salvador -entre otros países- en una charla con varios legisladores sobre migración.

El vicepresidente Mike Pence, que ya ha viajado a Colombia, Argentina, Chile y Panamá, sustituirá al magnate en una cumbre cuyo tema principal es la «gobernabilidad democrática frente a la corrupción». Se hablará, a buen seguro, de escándalos como los de Odebrecht, los papeles de Panamá o Cambridge Analytica, pero uno de los asuntos centrales será también la crisis económica, social y política de Venezuela.

Estreno de Vizcarra

El líder venezolano, Nicolás Maduro, tampoco asistirá a la cumbre. Perú retiró su invitación al presidente del país sudamericano, quien, a pesar de todo, mostró durante semanas su disposición a asistir. «Llueva, truene o relampaguee llegaré a la Cumbre de las Américas», llegó a decir. Desistió finalmente esta semana: «La verdad es que esa cumbre no está en nuestras prioridades. Nunca ha estado. En esa cumbre no hay ningún tema que se vaya a decidir. Esa cumbre es una verdadera pérdida de tiempo», dijo Maduro el pasado martes, tras conocer la ausencia del presidente de EE.UU. «Lima para Trump es el patio trasero», añadió.

Será, además, la primera reunión de alto nivel del nuevo presidente peruano, Martín Vizcarra, tras la renuncia de su antecesor, Pedro Pablo Kuczynski, por su supuesta vinculación con el caso Odebrecht, el escándalo de corrupción que azota a América.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Trump evita dar la cara por su desdén hacia América Latina en la cita de Lima