La «Marcha del Retorno» en Gaza desemboca en un baño de sangre

Mikel Ayestarán JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

SUHAIB SALEM | REUTERS

La represión israelí deja 15 muertos y 1.400 heridos, muchos manifestantes pacíficos

01 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Gaza es una olla a presión y la «Marcha del Retorno» organizada el viernes para conmemorar el Día de la Tierra se convirtió un año más en una jornada sangrienta, la más trágica en la franja desde la guerra del 2014, en la que Israel mató a más de 2.500 personas, la mayoría civiles, según la ONU. Si aquella vez la ofensiva duró 40 días, esta vez los soldados tuvieron menos de 24 horas para abrir fuego contra los manifestantes que se acercaron a la verja de separación. Mataron a 15 y hubo 1.400 heridos.

El Ejército aseguró que se enfrentó a «una protesta violenta y terrorista en seis puntos a lo largo de la frontera» y que usó «fuego dirigido» donde había intentos por dañar o vulnerar la valla de seguridad. La versión oficial contrasta con las imágenes de jóvenes heridos de bala mientras rezaban o incluso a los que se disparó por la espalda, como Abed el-Fatah Abed e-Nabi, muerto cuando corría en dirección contraria a la verja en la zona de Yabalia, según las imágenes difundidas por los organizadores de una movilización que planean mantener en la frontera durante las próximas seis semanas.

En diciembre los militares también mataron de un disparo a Abú Thuraya, un palestino de 29 años con las dos piernas amputadas que protestaba sentado en su silla de ruedas y, debido al clamor internacional, se abrió una investigación para aclarar lo sucedido. Ayer, el día después la gran marcha, en la que participaron entre 30.000 y 40.000 personas, según las cifras que ofrecen israelíes y palestinos, fue una jornada de luto nacional en Palestina, tal y como decretó el presidente, Mahmud Abás, que responsabilizó a Israel de las muertes de los manifestantes.