Wylie, el delator que derrumbó el mito de la seguridad del muro

La fuente de la denuncia es un canadiense de familia acomodada que trabajó con Obama


redacción / la voz

En el epicentro de la denuncia contra el uso indebido de datos de usuarios de Facebook también hay un aspirante a pequeño héroe anónimo que decidió romper la baraja de la ilegalidad y desvelar las prácticas ilegales de Cambridge Analytica. Como antes hicieran Chelsea Manning o Eric Snowden con la filtración de Wikileaks o la NSA, o Hervé Falciani, con las cuentas bancarias ocultas en Suiza, el papel protagonista cayó esta vez en un joven canadiense con fama de inadaptado. Se llama Christopher Wylie y a él hay que atribuirle la condición de fuente principal de las investigaciones periodísticas sobre el robo de datos de más de 50 millones de usuarios de la red social.

Wylie tiene ahora 28 años, nació en Canadá, en la región de la Columbia Británica, y no llegó a completar sus estudios. Padece trastorno de atención y dislexia, diagnosticados ambos durante su adolescencia, y fue víctima de una infancia difícil. Su nombre saltó a los medios canadienses por primera vez cuando apenas tenía 6 años. El motivo fue una brutal agresión en el colegio de pago al que asistía, que motivó el inicio de acciones legales por parte de sus padres en un proceso que saldó años más tarde con el pago de una indemnización de 290.000 dólares por parte del Ministerio de Educación.

Sus progenitores, un médico y una psiquiatra, lo pasearon por los mejores colegios de la Columbia Británica. Wylie, que ahora luce el pelo de color rosáceo y un aro en la nariz, mostró siempre interés por la vida política y una innata habilidad para el manejo de los dispositivos electrónicos. Quizá por ello, a los 17 años estaba trabajando en la oficina del líder de la oposición canadiense de la época. Un año más tarde se enroló en el equipo de datos de Barack Obama para aprender el manejo de la información y apenas 12 meses más tarde ofreció ese caudal de información al Partido Liberal canadiense. Con 19 años aprendió a programar de forma autodidacta y con 20 desembarcó en Londres para matricularse en la London School of Economics.

En la política británica

Pronto entró en contacto con los Lib Dem, el partido liberal británico, que vivía sus días de gloria como parte del Gobierno de coalición de David Cameron con Nick Clegg como líder. Actualizó para ellos sus bases de datos de simpatizantes y votantes.

Casi por casualidad, Chris se convirtió en uno de los primeros soldados digitales del entonces desconocido Steve Bannon. Era la primavera del 2013, mucho antes de que uno de los cerebros de la derecha radical estadounidense alcanzara el nivel de conocimiento actual. De Wylie fue el primer diseño del modelo de captación de datos que luego ejecutó la empresa para la que trabajaba, Cambridge Analytica, a través del profesor universitario Aleksandr Kogan. Wylie colaboraba con SCL, la matriz del grupo tras un estudio en el que auguraba la pérdida de la mitad de los 57 diputados que tenía el partido y que finalmente se redujeron a apenas ocho actas en un fiasco sin precedentes.

En el 2014, tras ver el uso de los datos por parte de Cambridge Analytica, Wylie decidió cambiar de aires. Por sus aptitudes, este joven que se declara vegano y gay, dispone de un visado británico de nivel 1 de talento excepcional, que apenas reciben 200 personas al año. En el 2015 hizo una primera denuncia sobre el uso ilegal de la información de Facebook, pero nadie le escuchó. Ahora, con docenas de correos electrónicos y documentos en su poder, amenaza el futuro de la gran red social.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Wylie, el delator que derrumbó el mito de la seguridad del muro