Washington castiga al Kremlin por la injerencia electoral

Impone sanciones contra 19 ciudadanos y cinco empresas rusas por participar en la fabricación de «fake news» y orquestar ciberataques


nueva york / corresponsal

Estados Unidos asestó ayer un contundente golpe contra Rusia por la injerencia en las elecciones presidenciales del 2016 y los ciberataques. El Departamento del Tesoro anunció la imposición de sanciones contra 19 ciudadanos rusos y cinco empresas de ese país por participar en la fabricación de fake news durante la campaña electoral estadounidense, además de orquestar una serie de ciberataques contra sectores clave de la economía del país.

«Es una situación muy triste. Ciertamente parece que los rusos estaban detrás de esto», dijo Donald Trump durante su reunión con el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, en la Casa Blanca. Su postura siempre ha sido reacia a reconocer la amenaza rusa, pese a las advertencias de las agencias de inteligencia.

La decisión se toma en plena tensión con Rusia por el caso Skripal y después de dilaciones que enfurecieron a muchos legisladores y plantearon dudas sobre la voluntad real de Trump de enfrentarse a Moscú. Son las primeras sanciones contra intereses o ciudadanos rusos desde las que impuso Barack Obama un mes antes de dejar la Casa Blanca. Entonces ordenó la expulsión de 35 diplomáticos e incautó propiedades del Gobierno ruso.

La medida de la Administración Trump busca disuadir a Moscú de interferir en las elecciones legislativas de noviembre y marca un aparente cambio de rumbo.

Entre los sancionados están trece rusos que el fiscal especial Robert Mueller, que investiga en el llamado caso Rusiagate. También, las empresas que califica como «granjas de troles», encargadas de fabricar los bulos en las redes sociales, así como la agencia central de inteligencia FSB y el servicio de espionaje militar GRU, señalada como «directamente involucrada», en la interferencia en las presidenciales.

Documentos requeridos

El castigo a Moscú coincidió con la insólita petición del fiscal Mueller a la Organización Trump (administrada ahora por Donald Trump Jr. y su hermano Eric) para que entregue los documentos relacionados con los negocios del presidente referentes a Rusia. Tal y como desveló The New York Times, es la primera vez que Mueller exige documentos directamente relacionados con los negocios del magnate, cuyas acciones ya han sido motivo de sospechas ante una posible obstrucción a la justicia. Meses atrás, Trump advirtió a Mueller que no debía desviarse del objetivo original de su investigación para centrarse en los negocios de la familia. Incluso dijo que el fiscal especial cruzaría una «línea roja» si investigaba las finanzas de su familia más allá de cualquier relación con Rusia.

Trump siempre ha negado vínculos financieros con Moscú. Sin embargo, se sabe que firmó en el 2015 una carta de intención para un proyecto inmobiliario en tierras rusas, que no prosperó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Washington castiga al Kremlin por la injerencia electoral