La ofensiva proteccionista de Trump acentúa el caos en la Casa Blanca

Pierde a su principal asesor económico y se enfrenta al Partido Republicano

.
R. P.
N. York, Redac. / Colpisa, La Voz

La purga es descarnada y el proteccionismo económico de Donald Trump un tsunami. La decisión de gravar las importaciones de acero y aluminio provocó ayer la dimisión de Gary Cohn, su principal asesor económico, acentuando el caos en la Casa Blanca. También dejó en evidencia sus discrepancias con los republicanos del Congreso, que comparten la preocupación del ya exasesor ante la guerra comercial que abrirá la última barrera al comercio exterior.

Entre los críticos están el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el senador Orrin G. Hatch, que lidera el poderoso Comité de Finanzas y que una vez deleitó los oídos de Trump al decirle que la suya sería «la más grande presidencia» de la historia de EE.UU. En privado, otros miembros del Gobierno que Trump respeta, como el secretario de Defensa, James Mattis, le han advertido de que una guerra comercial pondrá en peligro la seguridad nacional, pero el presidente necesitaba dar un golpe sobre la mesa para poner firme a su equipo .

Con su partida, Cohn deja vía libre a los proteccionistas fieles al lema America first, entre ellos el asesor presidencial Peter Navarro y el secretario de Comercio, Wilbur Ross. Expresidente de Goldman Sachs, Cohn era considerado la voz de Wall Street en la Casa Blanca y un moderado que frenaba el nacionalismo económico del presidente. Demócrata y ferviente defensor del libre comercio, tira la toalla ante la ofensiva nacionalista de Trump con miras a las elecciones legislativos de noviembre.

Las primeras diferencias entre Cohn y el presidente salieron a la luz el pasado verano tras el ataque racista en Charlottesville. Entonces Cohn, que es judío, amenazó con dimitir ante la negativa de Trump a condenar a los grupos neonazis y supremacistas blancos. Pese a todo, Cohn contribuyó a la aprobación de la reforma fiscal.

Deja solo a Kushner

La partida de Cohn desmoralizó ayer a los mercados, que ven cómo el mundo empresarial pierde el control de un presidente volátil e impredecible. También deja solo a Jared Kushner, el yerno del presidente que lo trajo a bordo. Acosado por la investigación del fiscal especial por el conflicto de intereses que suponen sus negocios familiares con las negociaciones políticas que dirige, el marido de Ivanka Trump se encuentra cada vez más aislado en la Casa Blanca. Los llamados neoyorquinos moderados están perdiendo la batalla por contener los episodios psicóticos del presidente. Su misión, como la de Cohn o Dina Powell, otra ex Goldman Sachs que llevó a la Casa Blanca como asesora de Seguridad Nacional, ha fracasado, pero Ivanka y su marido no tienen otra vida a la que volver fuera de sus negocios familiares.

Stormy intenta anular el pacto de silencio para contar su «affaire» con el presidente

La actriz porno Stormy Daniels interpuso ayer una demanda contra Donald Trump, alegando que el acuerdo de confidencialidad para silenciar la presunta relación que ambos mantuvieron es nulo porque el presidente no lo firmó. Según la demanda presentada ante el Tribunal Superior de Los Ángeles, el abogado personal de Trump, Michael Cohen, fue quien firmó el documento en nombre del mandatario.

Stephanie Clifford, el verdadero nombre de la actriz, reconoció en privado que mantuvo relaciones con Trump entre el verano del 2006 y bien entrado 2007, cuando ya estaba casado con Melania y tenían un hijo. En la demanda asegura que cuando el magnate se presentó como candidato y varias mujeres quisieron hacer públicos sus affaires, Cohen cerró un pacto de silencio con Storm, para evitar que ella también lo hiciera.

Cohen admitió hace un mes que pagó 130.000 dólares a Clifford con dinero de su propio bolsillo pero sin aclarar en razón de qué se efectuó dicha transacción. Lo que sí negó fue cualquier implicación de la campaña de Trump. El letrado ha seguido intentando silenciar a la actriz porno, la última el pasado 27 de febrero. «Para ser claros. Los intentos de intimidar a la señora Clifford y callarla para proteger al señor Trump no han disminuido», asegura la demanda. Una vez más la Casa Blanca negó ayer la posible relación.

El Gobierno demanda a California por sus «leyes santuario»

El Gobierno de Estados Unidos demandó ayer al estado de California por las leyes que protegen a los inmigrantes ilegales, las llamadas leyes santuario. El fiscal general, Jeff Sessions, pidió a un juez federal en Sacramento que bloquee tres leyes que restringen la colaboración de las policías locales con las autoridades migratorias estatales.

La demanda supone la mayor ofensiva hasta la fecha del Gobierno de Trump a California, que por su tamaño y por su claro dominio demócrata se ha erigido en uno de los principales contrapesos a las políticas del presidente, especialmente en materia de inmigración. La demanda va especialmente dirigida al gobernador californiano, Jerry Brown, y al fiscal estatal, Xavier Becerra.

El núcleo duro del equipo de Donald Trump se desintegra

La Voz

La marcha del consejero económico Gary Cohn se une a la larga lista de bajas que han mermando el núcleo duro del presidente de EE.UU. en su primer año de mandato

La marcha del consejero económico Gary Cohn se une a la larga lista de bajas que han mermando el núcleo duro de Donald Trump en su primer año de mandato. Un frenesí de renuncias y destituciones provocadas por luchas de poder, inexperiencia e improvisación, aliñadas con el peculiar carácter del presidente. Un ejemplo más del caos y esa hoguera de las vanidades que describe Michael Wolff en Fuego y furia.

Solo unas horas antes de conocerse la marcha de Cohn, Trump negaba en un tuit que hubiera «caos en la Casa Blanca», tirando una vez más de que solo es otra fake news. «La gente siempre va y viene», dijo para justificar la salida de Hope Hicks, su asesora más cercana y pareja actual de Rob Porter (otro de los últimos en dimitir), y las dudas que despierta Jared Kushner tras divulgarse sus contactos secretos con dirigentes extranjeros. «Todavía tengo algunas personas que quiero cambiar (siempre buscando la perfección). ¡No hay caos, solo una gran energía!», concluía.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La ofensiva proteccionista de Trump acentúa el caos en la Casa Blanca