Merkel rompe un tabú de la época nazi

Renombra la cartera de Interior con la palabra «heimat», que significa tierra natal y se traduce como patria


Berlín / corresponsal

En alemán existen pocos términos tan ambivalentes como heimat. Se trata de una palabra que apela a las emociones y evoca lugares, paisajes o incluso platos y trajes típicos que a uno le recuerdan a su tierra natal. Sin embargo, a menudo muchos se empeñan en traducirla erróneamente como patria, con las connotaciones nacionalistas que conlleva. Los primeros en vincular heimat con la idea de nación fueron los nazis, motivo por el cual después de la Segunda Guerra Mundial el término pasó a ser un tabú que los políticos germanos preferían evitar.

Hasta ahora, ya que el nuevo Gobierno de la gran coalición lo ha resucitado al rebautizar al ministerio del Interior, que pasará a llamarse Ministerio del Interior, de Construcción y de la Patria. Ello ha desatado un debate en torno a las funciones que entrarán dentro de esta supercartera, que se vio desbordada con la crisis migratoria del 2015. «La ampliación de tareas podría complicarlo todo aún más», declaró el ya saliente titular, el cristianodemócrata Thomas de Maizière al Frankfurter Allgemeinen Zeitung.

La cartera, que fue presentada a principios de febrero, supone una concesión de la canciller Angela Merkel a su formación hermana, la CSU bávara, cuyo presidente renunciará al cargo el 13 de marzo para asumir un ministerio hecho a su medida. Horst Seehofer, que precisamente fue uno de los más críticos con la política de puertas abiertas de Merkel, insistió en que su objetivo es ser práctico. Pero nadie duda que la reforma de esa cartera capital implica un guiño al partido ultraderechista AfD, que se coronó tercero en las elecciones de septiembre tras aprovechar el rechazo a la llegada de refugiados al país.

Un portavoz del ministerio de Interior de Baviera, el único estado federado junto a Renania del Norte-Westfalia cuyo título contiene la palabra heimat, explicó que la misión de Seehofer será incrementar las oportunidades laborales y el desarrollo en las zonas rurales del país. Con ello se refiere al Este, aún más atrasado socioeconómicamente que el Oeste, tras una reunificación incompleta y donde más ha calado el discurso xenófobo de AfD.

«Heimat implica la acogida de todos, también de los inmigrantes», subraya la responsable de Interior de Renania del Norte, Ina Scharrenbach, de la CDU. También el diputado socialdemócrata Karamba Diaby, nacido en Senegal, ha defendido el nuevo nombre pues, para él, la denominación heimat promueve la inclusión y está asociada a las ideas de «respeto, tolerancia y participación». No obstante, la organización turco-germana TGD lo rechaza, porque a su juicio esconde un mensaje subliminal para los ultras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Merkel rompe un tabú de la época nazi