Renzi se indigna con el Movimiento 5 Estrellas por fichar a sus colaboradores


roma / corresponsal

Horas antes del cierre de campaña electoral italiana ayer por la noche, el candidato del Movimiento 5 Estrellas (M5E), Luigi Di Maio, acaparó el protagonismo con la presentación del equipo que formará su Gobierno en caso de victoria y que será «operativo ya desde el 4 de marzo», según señaló. Son 12 hombres y 5 mujeres de los cuales 9 se presentan al Parlamento y el resto son técnicos. La polémica no ha faltado tras conocer algunos de los nombres de la lista en la que, como curiosidad, aparece el ex nadador olímpico Domenico Fioravanti, candidato a la cartera de Deporte. Las críticas se han concentrado en los ministerios de Desarrollo Económico, de Educación y del Interior.

Para el ministerio del Desarrollo Económico Di Maio pensó en Lorenzo Fioramonti, profesor de Economía Política en la Universidad de Pretoria (Sudáfrica), una elección a la que han llovido las críticas ya que Fioramonti fue acusado de apoyar el boicot a Israel desde que en 2016 anuló su participación a un congreso en el que también participaba el embajador de ese país. Más polémica ha sido la elección del ministrable de Educación, Salvatore Giuliano, muy conocido en el ambiente escolar por dirigir un instituto técnico de Brindisi en el que se aplica una didáctica innovadora.

Las críticas vienen sobre todo del Partido Democrático ya que Giuliano formó parte del grupo de consejeros del ministerio durante el Gobierno de Matteo Renzi y ha sido uno de los mayores sostenedores de la polémica ley de la Buona Scuola (Buena Escuela). Para el ministerio del Interior Di Maio pensó en la criminóloga Paola Giannetakis que figura entre las firmas del apoyo al sí en el referendo constitucional de 2016 que le costó la jefatura del Gobierno a Renzi, quien no ha dejado de aprovechar la ocasión para atacar al M5E. Es una paradoja que quien ha insultado a quien ha hecho las reformas estos años, ahora las confirme y haga ministros a quien ha votó sí al referendo. Ningún problema, pero nos copian las ideas», declaró.

En la coalición de centro derecha las últimas horas de campaña han servido para intentar mostrar a sus líderes unidos participando juntos en el mitin de cierre en Roma. Una unión que es más aparente que real ya que es evidente la rivalidad que existe entre Forza Italia de Silvio Berlusconi y Liga Norte de Matteo Salvini para conseguir más votos y liderar la coalición. «Sed misioneros, id todos votad, coged a vuestras tías ancianas y llevadlas a votar», pidió Berlusconi desde el palco mientras aseguraba que después del voto no habrá ningún entendimiento ni con el centro izquierda ni con Cinco Estrellas para gobernar.

«Su programa es incompatible con el nuestro. Con Cinco Estrellas es imposible sentarse en torno a una mesa. Estamos empeñados en no abrirnos a coaliciones ni a arreglos y si no alcanzamos la mayoría mantendremos igualmente nuestras promesas», afirmó. También Salvini aseguró que el «5 de marzo Di Maio y Renzi serán un recuerdo» porque en Italia «habrá un gobierno de centro derecha». Pese a que es antieuropeísta hasta la médula tuvo que aguantar lo que dijo también ayer el aún presidente del Parlamento europeo, Antonio Tajani, propuesto por Berlusconi para liderar el Gobierno en caso de victoria. «Sea quien sea, el primer ministro debe dar un punto de inflexión en la presencia de Italia en Europa», señaló en un foro con estudiantes. En su opinión, la política italiana «no puede lamentar que Alemania o Francia cuenten más y tampoco puede pedir a Merkel que haga también de primer ministro italiano». «Para contar más en Europa debemos tener una estrategia que siempre ha faltado», reconoció.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Renzi se indigna con el Movimiento 5 Estrellas por fichar a sus colaboradores