May y Tusk encallan y no logran limar aristas sobre el «brexit»

El presidente del Consejo europeo pide a Londres que presente una idea mejor sobre Irlanda del Norte si la tiene


londres / corresponsal

La primera ministra británica, Theresa May, expuso ayer al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, las líneas maestras de la relación futura entre la Unión Europea y Reino Unido, que presentará hoy en un discurso. La líder conservadora planteará a la UE el dilema sobre qué castigo inflige a las economías comunitaria y británica por el afán de Londres de tener un acceso al mercado común a la carta. Tusk no habló tras el almuerzo con May, pero reiteró en la conversación grabada cuando posaban para los fotógrafos su pesar por la decisión de Londres de salir del mercado común y de la unión aduanera. El presidente del Consejo había dicho antes del encuentro que la «fricción» en el acceso al mercado es inevitable y la semana pasada que el plan británico es una «ilusión»..

May logró el pasado jueves unir a su gabinete en torno a una propuesta de mantener las regulaciones para vender productos en el mercado común en aquellos sectores en los que parezca conveniente, modificar otras cuando Londres crea que es positivo el balance entre beneficios y perjuicios y crear un ente de arbitraje en disputas que elimina la autoridad única del Tribunal de Justicia de la UE. Es una solución para el equilibrio entre las diferentes facciones conservadoras, que contiene la dificultad intrínseca de las posiciones británicas a medida que avanza la negociación: la ambigüedad se reduce y será visible qué parte ha cedido. Añade otro problema: que esta propuesta de May es sobre la esencia del brexit y el acuerdo doméstico podría quebrarse si no logra su entera aceptación.

El comunicado de Downing Street tras el encuentro con Tusk subrayó que May había expresado a Tusk su rechazo a la idea de crear una zona regulatoria común en Irlanda del Norte. El presidente del Consejo dijo antes en Bruselas que todos los países miembros de la UE apoyan el borrador de tratado presentado el miércoles, que incluye el protocolo sobre Irlanda con esa propuesta. «Espero que Londres ofrezca una mejor idea», dijo Tusk en una conferencia organizada por la patronal europea, BusinessEurope, que por su parte, se mostró partidaria de la permanencia británica en el mercado único hasta el 2020..

May, según la nota publicada por sus asistentes, explicó al dirigente de la UE que el jefe de Gobierno irlandés, Leo Varadkar, y ella están de acuerdo en que la relación entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda se defina en el marco del acuerdo general sobre la relación futura entre Reino Unido y la UE. La británica presentará hoy su idea sobre el futuro en el tercero de sus grandes discursos sobre el brexit. Lancaster House, en enero de 2017 (salida del mercado común y de la unión aduanera) y Florencia, en septiembre (pago de la factura pendiente, transición con reglas comunitarias), lo precedieron. Dos datos de contexto: Toyota ha decidido construir un nuevo vehículo en Reino Unido y la alarma de terrorismo en Irlanda del Norte se redujo ayer de sustancial a moderada.

Pide una alternativa al divorcio de la UE

El ex primer ministro británico Tony Blair apremió ayer a la Unión Europea a ofrecer a Londres una alternativa al «brexit» con una reforma sobre inmigración que colme las expectativas de quienes votaron por el divorcio, para que el Reino Unido permanezca en el proyecto común. Sus declaraciones llegaron tras, aseguró, haber concluir que «la gente reconoce que la migración es un problema». Blair pidió además «responsabilidad» para intentar evitar el «callejón sin salida» de una ruptura que resultaría «dañina para todos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

May y Tusk encallan y no logran limar aristas sobre el «brexit»