«Tome lo que ha escuchado y multiplíquelo por 50»

Las confidencias del ex jefe de gabinete, Reince Priebus, hacen temblar la Casa Blanca


La reunión había sido un desastre. El fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions, salió enfurecido del despacho oval dispuesto a presentar su dimisión. Las reprimendas presidenciales estaban dentro del sueldo pero el menosprecio y los insultos no, al menos para el ex senador por Alabama. La situación disparó las alarmas en el ala oeste y el entonces jefe de gabinete, Reince Priebus, tuvo que salir corriendo hasta el aparcamiento de la Casa Blanca. Por suerte, el sedán negro en el que viajaba el ministro de Justicia todavía no había abandonado el recinto así que, sin dudarlo, Priebus golpeó la puerta y suplicó a Sessions que le acompañara de nuevo al interior.

El desencuentro entre Donald Trump y el fiscal general fue uno de los más tensos vividos en la Avenida Pensilvania y Priebus estuvo ahí para calmar las aguas. Así lo ha descrito en uno de los capítulos de The Gatekeepers, el nuevo libro que hará temblar los cimientos de la Casa Blanca (otra vez), bajo el relato de su autor Chris Whipple.

Trump estaba furioso con Sessions porque su inhibición de las pesquisas rusas había anulado su capacidad de decisión, es decir, no podía hacer nada tras el nombramiento de Robert Mueller como fiscal especial del Rusiagate. Era mayo de 2017, hacía pocos días que el magnate había despedido al director del FBI, James Comey, precisamente por su descontento sobre cómo estaba dirigiendo la investigación de la trama que vincula al Kremlin con la campaña republicana. Además de Trump y Sessions, en la reunión estaban el vicepresidente Mike Pence y el abogado de la Casa Blanca, Donald F. McGahn. «McGahan entró en mi oficina, rojo, sin aliento y dijo: `Tenemos un problema?», recordó Priebus. «Tenemos un fiscal especial y Sessions acaba de dimitir», añadió el letrado. Lo que la obra describe después es la carrera de Priebus en busca del ex senador y cómo consiguió convencer al presidente para que devolviese su carta de dimisión.

El testimonio pormenorizado de Priebus es el primero que concede tras sus seis tumultuosos meses pilotando un gabinete que describe como «una montaña rusa». «Tome todo lo que ha escuchado y multiplíquelo por 50», confesó a Whipple.

Priebus reveló otras curiosidades como la llamada telefónica que Trump le hizo a las seis de la mañana el día siguiente a su toma de posesión, para que frenara a los medios que decían que había tenido menos afluencia de público que Obama. Dicho y hecho. Horas más tarde el entonces portavoz Sean Spicer propinó una sonora reprimenda a la prensa y defendió que la investidura había sido «la más concurrida de la historia». A pesar del desorden y las discusiones con el magnate por su fijación con Twitter, Priebus reconoció a Whipple que «todavía ama a ese tipo». La obra se publicará el 6 de marzo y llega después de que el libro de Michael Wolff, Fire and Fury, haya revolucionado Washington tras recopilar decenas de testimonios que cuestionan la salud mental del presidente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Tome lo que ha escuchado y multiplíquelo por 50»