EE. UU. marca territorio en Siria en su ataque más letal a fuerzas de Al Asad

Rosa Paíno
Rosa Paíno REDACCIÓN / L A VOZ

INTERNACIONAL

ABDULMONAM EASSA | AFP

Washington calcula que mató a más de un centenar de combatientes del régimen

09 feb 2018 . Actualizado a las 08:11 h.

En los estertores de la guerra en Siria y el fin del califato, los actores regionales e internacionales apuran las batallas para defender sus interés de cara a la era posconflicto. Estados Unidos marcó este jueves una línea roja al régimen de Bachar al Asad y su aliado ruso, para recordarles donde llegan sus dominios. Deir al Zur, capital de la provincia homónima fronteriza con Irak, fue escenario este jueves del enfrentamiento más serio y letal entre las tropas de Washington y las de Damasco.

El Centcom, el comando militar de EE.UU. que controla Oriente Medio, calcula que mató a un centenar de combatientes prorrégimen en su respuesta al ataque a una base de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), sus aliados kurdos y árabes, que aloja además a asesores del Pentágono. El Gobierno sirio calificó el ataque de «crimen de guerra» y exigió el desmantelamiento de la coalición internacional antiyihadista.

La sede de las FDS estaba situada a ocho kilómetros de la línea de demarcación pactada por Moscú y Washington a lo largo del río Éufrates, en la que las fuerzas rusas ocupan el oeste y las fuerzas estadounidenses el este. El contraataque, que implicó a bombarderos, cazas, helicópteros Apache y la artillería de los marines, comenzó sobre la medianoche y duró unas tres horas.