Turquía acalla las voces críticas con su guerra contra los kurdos

Más de 300 detenidos por su oposición a la ofensiva militar en la región siria de Afrin


ESTAMBUL / E. LA VOZ

Desde que se inició hace diez días la ofensiva contra las milicias kurdas en la región siria de Afrin, el Gobierno turco ha llamado a la unidad nacional y amenazado con castigar cualquier oposición. Su empeño en acallar a las voces críticas contra la guerra ha llevado a prisión a 300 personas en los últimos días, acusados de «promover el terrorismo» tanto en las calles como en las redes sociales. Los últimos son once miembros de la Asociación Médica Turca (TTB), después de publicar un comunicado el fin de semana en el que criticaban la guerra como una amenaza para la salud pública que solo conlleva la «tragedia humana». El texto terminaba con un «No a la guerra. Paz ahora».

El presidente Recep Tayyip Erdogan calificó a los integrantes del TTB como «amantes de los terroristas». «Creedme, no son intelectuales, son una panda de esclavos. Son sirvientes del imperialismo», declaró el domingo ante miembros de su partido, el islamista AKP. Dos días después, once miembros del consejo de la TTB han sido detenidos por «propaganda a favor de un grupo terrorista y provocación pública», después de que el Ministerio de Salud acudiese a los tribunales para pedir su destitución.

El Gobierno insiste en el éxito de la ofensiva eufemísticamente bautizada como Rama de Olivo. Según el Ejército turco, 649 militantes de las YPG habrían sido «neutralizados». Un término utilizado por los turcos para indicar que los sujetos han muerto, están heridos o han sido capturados.

El ministro de Defensa, Nurettin Canikli, insistió ayer ante el Parlamento que hasta la fecha no hay víctimas civiles. «Un reflejo de nuestra extrema sensibilidad», añadió. Pero organizaciones como OSDH cifran en al menos 61 los fallecidos entre la población de Afrin.

Aunque Damasco se ha tapado los ojos ante la ofensiva, el avance turco desde el sur de Afrin a la provincia de Alepo ha provocado un primer aviso de que no debe adentrase en una zona bajo su control. Así un convoy turco tuvo que hace frente a combatientes leales al régimen de Bachar al Asad y cambiar el rumbo.

La iniciativa de paz de Vladimir Putin en Sochi amenaza con unirse a la lista de citas fracasadas, tras su primer día marcado por la ausencia de los principales grupos de la oposición, los kurdos, así como de las potencias occidentales. La oposición moderada, la única presente en la cita, se negó a salir del aeropuerto tras la profusión de los emblemas del régimen de Al Asad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Turquía acalla las voces críticas con su guerra contra los kurdos