«Santa Bárbara parecía ayer un campo de batalla de la Primera Guerra Mundial»

Las lluvias dejan 15 muertos y 25 desaparecidos, aunque se prevé que el número aumente

.

Redacción / la voz

La resaca de los devastadores incendios forestales de mediados de diciembre en el sur de California está resultando tan calamitosa como los propios fuegos. En tan solo dos días los efectos de las lluvias torrenciales, que sobre las áreas quemadas han provocado fuertes inundaciones y corrientes de lodo, dejan un balance de quince muertos -varios de ellos menores- , que, advierten las autoridades, pueden aumentar en las próximas horas. Además, hay 25 desaparecidos, 7.000 evacuados, y las casas destrozadas y los vehículos flotando entre escombros peinan el paisaje de la zona. «Lo único que se me viene a la cabeza cuando pienso en lo que vi era un campo de batalla de la Primera Guerra Mundial», comentó ayer Bill Brown, el sheriff de Santa Bárbara, Bill Brown.

Las fuertes precipitaciones que azotan este condado californiano, uno de los que aglutina el censo más rico de EE.UU., han dejado situaciones más propias de zonas tercermundistas que de ciudades desarrolladas. Pero el suelo carbonizado, que ha bloqueado la absorción del agua, provocó que las lluvias dieran paso a inundaciones y deslizamientos de tierra que han culminado con imágenes dantescas. Entre la debacle, una de las escenas más dramáticas la describió ayer un vecino del barrio de Romero Canyon (Santa Bárbara), que con lágrimas en los ojos explicó cómo había rescatado a un bebé del lodo.

La acomodada ciudad de Montecito, donde celebridades como Oprah Winfrey o las hermanas Hadid tienen su casa, también sufrió los estragos de la feroz tormenta: el goteo de imágenes de vecinos atemorizados no cesaba ayer en las redes sociales, igual que el vídeo de una chica de 14 años cubierta de barro y atrapada en su casa, que fue encontrada por uno de los perros de rescate. «Sonaba como un tren bajando la colina», relató al canal ABC John Livergood, un residente de la zona. «Podías oír cómo las rocas bajaban y la casa temblaba», apuntó. «Estaba en estado de pánico», reconoció por su parte otro vecino sobre la situación que había vivido horas antes. El miedo fue una reacción compartida en el norte de Los Ángeles, pero lo peor es que la Agencia Federal de Manejo de Emergencias ha señalado que un riesgo de inundaciones permanecerá «significativamente mayor» hasta dentro de cinco años por el tipo de vegetación actual.

En la Edad de Piedra

Ayer por la tarde muchas personas continuaban atrapadas en sus viviendas de Montecito esperando a ser rescatadas. La transitadísima autopista 101, que conecta California de norte a sur, tenía un número importante de tramos cerrados y miles de personas continuaban sin suministro eléctrico. Sujetos a la declaración de «zona de exclusión», que implica que cualquiera que se mueva de la zona corre el riesgo de ser detenido, las boyantes familias que habitan Montecito están, según Mike Eliason, portavoz del Departamento de Bomberos del Condado de Santa Bárbara, «en la Edad de Piedra: no tienen agua, no tienen gas y no tienen electricidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Santa Bárbara parecía ayer un campo de batalla de la Primera Guerra Mundial»