Movilización nacionalista en Córcega para ampliar el triunfo de la primera vuelta

París guarda silencio ante las demandas de la isla para disponer de Estatuto de Autonomía


. parís / corresponsal

La coalición nacionalista de Córcega espera obtener la mayoría absoluta en la segunda vuelta de las elecciones territoriales que tendrá lugar hoy. Después de arrasar en una primera vuelta marcada por la abstención (un 47,83 %), la lista autonomista-independentista Pé a Córsica (Por Córcega) ha llamado a su electorado a «amplificar el resultado» de cara al voto de este domingo. «Necesitamos a todo el mundo porque tenemos un país por construir», insistió el autonomista Gilles Simeoni, cabeza de la lista nacionalista, en un mitin celebrado en Ajaccio el pasado miércoles. Con un apoyo masivo, Pé a Córsica espera reforzar su posición frente a París para cumplir con su principal promesa electoral: la obtención de un estatuto de autonomía en tres años.

Con más del 45 % de los votos en la primera vuelta, Pé a Córsica ha dejado sin espacio de maniobra al resto de sus adversarios. Pese a la ausencia de sondeos, su victoria de este domingo se da por descontada. En esta segunda votación se enfrentará a otras tres listas: la derechista regionalista, la de Los Republicanos y la de La República en Marcha. Ninguna superó el 15% de los votos en la primera vuelta.

El acceso al poder de los independentistas habría sido inimaginable hace dos años. En las elecciones territoriales de 2015, Jean-Guy Talamoni, líder separatista y miembro de Pé a Corsica, obtuvo tan solo el 8 % de los votos. No obstante, Simeoni, que llegó al 18 % en los mismos comicios, podría servirle de trampolín a la presidencia de la región. «Talamoni necesita más a Gilles Simeoni que a la inversa», apuntó en una entrevista André Fazi, conferenciante de ciencias políticas de la Universidad de Corte. «Gilles Simeoni es más tranquilizador por su naturaleza autonomista, obviamente tiene potencial para una alianza más amplia. Si mañana hubiese una alianza con los separatistas, probablemente podría encontrar otra», explicó el investigador.

Emmanuel Macron se ha negado a hacer comentarios sobre la posible victoria nacionalista en Córcega. A lo largo del desafío independentista catalán, el presidente galo mostró su «incondicional apoyo» a Mariano Rajoy, declarando que «hay un estado de derecho en España con reglas constitucionales que él quiere hacer respetar». Si enfoca las negociaciones con los nacionalistas corsos de la misma manera, lo más probable es que estos últimos se encuentren con una férrea resistencia por parte de París.

Según la Constitución francesa, solo los territorios de ultramar pueden adherirse al derecho de «libre determinación de los pueblos» para obtener la independencia. Aunque, por el momento, las exigencias de los nacionalistas se ciñen a un Estatuto de Autonomía, el Consejo Constitucional galo ya frenó iniciativas similares en el pasado. En 2002, durante las negociaciones sobre el estatus constitucional de Córcega, el consejo determinó que la isla debe «respetar los dos principios complementarios de la indivisibilidad de la República y de la igualdad de los ciudadanos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Movilización nacionalista en Córcega para ampliar el triunfo de la primera vuelta