EE. UU. une al mundo musulmán en su contra tras reconocer a Jerusalén

Mikel ayestarán JERUSALÉN / COLPISA

INTERNACIONAL

JAAFAR ASHTIYEH | AFP

Las primeras protestas en Gaza y Cisjordania dejan decenas de palestinos heridos

08 dic 2017 . Actualizado a las 09:35 h.

Jerusalén se enfrenta hoy al primer viernes de la ira tras el anuncio de Donald Trump en el que reconoció de forma oficial a la ciudad santa como capital de Israel y adelantó el próximo traslado de su embajada desde Tel Aviv. Es día de oración, pero también un día en el que las protestas pueden extenderse a las calles de una capital que reivindican israelíes y palestinos, a quienes Naciones Unidas emplazan a resolver esta disputa en una negociación.

Menos de 24 horas después del discurso de Trump llegó una respuesta violenta desde Gaza y Cisjordania, que dejó más de 50 heridos, pero otra pacífica en los barrios árabes de la ciudad santa, ocupados por Israel desde 1967, que vivieron una jornada de huelga general. Las marchas de protesta se extendieron y se registraron movilizaciones en Jordania, Líbano, Turquía, Pakistán, Yemen, Afganistán. un nivel de movilización en países musulmanes que no se producía desde la quema de un Corán por un pastor evangélico estadounidense en 2011.

Trump defendió que su decisión es «buena para el proceso de paz», pero miles de palestinos no lo vieron así y se echaron a las calles de Ramala, Hebrón y Belén o se acercaron a la verja de separación en Gaza para lanzar piedras, quemar banderas de EE.UU. y gritar al mundo eslóganes como «Jerusalén es la capital del Estado de Palestina» o «¡Muerte a EE.UU.! ¡Muerte al loco de Trump!». La respuesta israelí fue la habitual en estos casos, a base de material antidisturbios, balas recubiertas de goma y munición real, lo que dejó al menos a uno de los heridos en Gaza en estado crítico, según fuentes médicas palestinas.