Trump empuja al Senado a un acusado de pedofilia

Ayer apoyó de forma oficial a Roy Moore para evitar que el asiento de Alabama lo ocupen los demócratas


nueva york / corresponsal

«La negativa de los demócratas a dar un voto para tener masivos recortes de impuestos es la razón por la cual necesitamos que el republicano Roy Moore gane Alabama». Fue así como Donald Trump apostó finalmente por el candidato más polémico en la carrera por el Senado en el estado sureño: un juez ultraconservador y fanático religioso, acusado de agresión sexual a menores.

Hasta ahora, el presidente de EE.UU. se había alejado de Moore asegurando que las acusaciones eran «preocupantes» pero, a diferencia de otros pesos pesados del partido, nunca llegó a pedirle su retirada. Ayer, el magnate se erigió de nuevo como un verso suelto y llamó por teléfono a Moore para ofrecerle oficialmente su apoyo al juez en las elecciones especiales del 12 de diciembre para sustituir a Jeff Sessions. Según un sondeo divulgado por ABCNews cuenta con el 49 % de las intenciones de voto, frente al 43 % del demócrata, Dough Jones.

«Todos están paranoicos»

En paralelo, Trump sigue lidiando con la tormenta rusa instalada en Washington. El pacto acordado entre el fiscal de la trama del

Rusiagate

, Robert Mueller, y dos de sus acusados (el exconsejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn y el exaasesor de campaña, George Papadopoulos) han elevado la preocupación en el círculo del presidente. Muchos en la Casa Blanca se plantean la posibilidad de que otros colegas actuales o anteriores hayan podido grabar conversaciones en secreto, para después proporcionárselas a los investigadores. «Todos están paranoicos», confesó una persona cercana a Trump.

La ansiedad interna contrasta, en cambio, con la seguridad que el presidente trata de mostrar en público. Ayer incluso, Trump salió en defensa de Flynn asegurando que se sentía «muy mal» por el injusto trato a su exasesor, en comparación con Hillary Clinton. «Clinton mintió muchas veces al FBI y no pasó nada. Flynn mintió y destruyeron su vida. Es una vergüenza», dijo Trump en Twitter. Llama la atención esta defensa solo horas después de haber revolucionado la esfera política tras asegurar que él ya sabía que Flynn había mentido al Buró.

Control de daños

En un esfuerzo de controlar los daños, el abogado del neoyorquino, John Dowd, salió ayer a su rescate y se responsabilizó del polémico tuit asegurado que fue él quien envío el contenido al director de Social Media de la Casa Blanca, para su publicación. La confesión no deja de resultar extraña teniendo en cuenta que Trump siempre ha dicho que solo él escribe y publica en su perfil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Trump empuja al Senado a un acusado de pedofilia