Cuba arranca el proceso electoral que culminará en el relevo de Raúl Castro

Los comicios municipales coinciden con el primer aniversario de la muerte de Fidel

S. G. armas
La Habana / Colpisa, efe

El aniversario de la muerte de Fidel Castro coincide con el inicio del proceso electoral que culminará en febrero con el primer relevo de poder en Cuba en casi seis décadas. Un nuevo presidente que tendrá la disyuntiva de continuar el socialismo reformista o enrocarse en el viejo modelo estatista en un momento de desaceleración económica, de paralización de las reformas y con las relaciones con Estados Unidos en el congelador.

Al grito de «Yo soy Fidel», la juventud cubana se encomendó al ejemplo y guía del líder histórico de la revolución en un emotivo acto la noche del viernes en la Universidad de La Habana, para honrar la figura del comandante. El acto estuvo encabezado por el primer vicepresidente Miguel Díaz-Canel, de 57 años, heredero oficioso del castrismo para suceder a Raúl Castro, a quien no se vio públicamente en ninguno de los homenajes a su hermano.

Pocas horas después, más de ocho millones de cubanos votaban en las municipales. Estos comicios son el pistoletazo de salida del proceso electoral que culminará en un Parlamento que ratificará al futuro presidente del país.

La oposición ha visto frustrado su intento de postular a candidatos independientes. Entre los más de 60.000 nominados hubo 650 opositores, pero ninguno de ellos pasó la primera criba. Los críticos del régimen aprovecharán la votación para expresar con leyendas escritas en las papeletas su descontento y de paso convertir su voto en nulo.

Una vez que se conforman las Asambleas Municipales, se convocarán comicios para elegir a los diputados de las quince Asambleas Provinciales y de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), para un mandato de cinco años. Por ley, el 50 % de los diputados deben haber sido delegados municipales. El otro 50 % es propuesto por una comisión vinculada al Partido Comunista. Cuando en febrero del 2018 se conforme el Parlamento, los diputados elegirán al sustituto de Raúl Castro. Se supone que será Díaz-Canel, pero ante la difícil coyuntura de la relación con EE.UU. no se descarta sorpresas. El propio vicepresidente apostó ayer por la continuidad del sistema socialista. «No concibo las rupturas en nuestro país, creo que ante todo tiene que haber continuidad», dijo tras votar. 

La figura de Castro Espín

A pesar de la ausencia de Raúl Castro, sí estuvo presente en el homenaje a Fidel su hijo, el coronel Alejandro Castro Espín, que dirige el departamento del Ministerio del Interior que controla la inteligencia y contrainteligencia del país.

Muchos analistas opinan que Castro Espín será una figura influyente en la sombra cuando su padre deje la presidencia. De hecho, él se ocupó de liderar las conversaciones secretas con la Administración Obama antes de anunciar el deshielo diplomático.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cuba arranca el proceso electoral que culminará en el relevo de Raúl Castro