La UE coloca la primera piedra de la Europa de la Defensa

La cooperación militar echa a andar con 23 países miembros, entre ellos España

Colpisa
Bruselas

Europa, necesitada de autoestima, lo vendió por todo lo alto, como en las grandes ocasiones. «Realmente es un momento histórico», zanjó a su llegada al Consejo una sonriente jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini. Y es que el lunes, los ministros de Exteriores y de Defensa pusieron la primera piedra de la Europa de la Defensa, uno de los grandes proyectos de la nueva UE a Veintisiete. No obstante, fueron 23 los países que durante la ceremonia celebrada el lunes firmaron la carta protocolaria que notifica su intención de sumarse a la cooperación estructurada permanente en defensa, la llamada Pesco por sus siglas en inglés.

Entre ellos, España, que junto a Alemania, Francia e Italia ha liderado este proyecto. «Es un hito de la construcción europea», se felicitó la ministra española de Defensa, María Dolores de Cospedal. La Pesco es un instrumento previsto en el Tratado de Lisboa pero que nunca había sido utilizado hasta la fecha. Lo que hace, a grosso modo, es permitir a los países que así lo deseen poder avanzar más rápido en el desarrollo conjunto de capacidades militares o participar en operaciones. Eso sí, siempre que una mayoría cualificada de países lo avale, algo que se da por hecho tras el fuerte respaldo de 23 de los 28 Estados miembros.

Fuera, de momento, se han quedado Dinamarca, Malta, Portugal e Irlanda, aunque tendrán la puerta abierta para incorporarse siempre que cumplan la veintena de requisitos acatados por los firmantes. Es posible que alguno de estos países lo haga en la reunión de ministros de Exteriores del próximo 11 de diciembre, cuando se tome la decisión formal, según explicaron fuentes diplomáticas. El quinto Estado que ha decidido no sumarse es el Reino Unido, cuya salida de la Unión Europea está prevista para el 2019 y que históricamente ha frenado todo avance en favor de la defensa europea fiándolo todo a la OTAN.

Sesenta años

Desde el fracaso de la puesta en marcha de una Comunidad Europea de Defensa hace 60 años, los europeos nunca han conseguido avanzar en este campo a causa, principalmente, de las reticencias del Reino Unido. Sin embargo, una sucesión de crisis desde el 2014 -la anexión de Crimea por Rusia, el conflicto en el este de Ucrania o la crisis migratoria-, así como el brexit y la llegada al poder de Donald Trump cambiaron el escenario.

El Parlamento británico tendrá la última palabra sobre el acuerdo del «brexit»

La Cámara de los Comunes tendrá la última palabra sobre el futuro del brexit. Así lo anunció el lunes el ministro David Davis a los diputados, que podrán votar el acuerdo al que llegue el Reino Unido con los 27 socios de la UE antes de que la ruptura sea efectiva.

El Gobierno de Theresa May someterá a votación un proyecto de ley que recogerá los detalles del futuro pacto con Bruselas. El texto incluirá cuestiones como los derechos de los ciudadanos europeos y británicos, la factura del divorcio y el período de transición que Londres desea negociar para después del brexit, previsto el 29 de marzo del 2019.

Pero los detalles precisos de la Ley del Acuerdo de Salida no se revelarán hasta que finalicen las negociaciones, agregó el ministro del brexit. Davis también dijo que si no se alcanza un acuerdo con Bruselas, el Parlamento no será consultado y que si los diputados votan en contra, el Reino Unido abandonará la UE sin acuerdo.

Aunque algunos miembros de la oposición vieron con buenos ojos la consulta al Parlamento, las críticas no tardaron en llegar. «Inaceptable», reaccionó la diputada conservadora Heidi Allen, subrayando que la propuesta no cuenta con «ninguna red de seguridad si no hay acuerdo» con Bruselas. Además, denunció que si se llega a un pacto de último minuto, no quedará tiempo para consultar al Parlamento.

El laborista Chuka Umunna reclamó «una verdadera votación, no una votación ficticia». Según Umunna, la propuesta de Davis persigue hacer fracasar una enmienda de los laboristas al proyecto de ley sobre la salida de la UE, que se debate este martes. Esa enmienda, que reclama una votación del Parlamento, contaría con el apoyo de varios tories y podría terminar siendo aprobada ya que May no tiene mayoría absoluta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La UE coloca la primera piedra de la Europa de la Defensa