Piñera, el Donald Trump chileno, virtual sucesor de Bachelet

Sebastián Piñera, el empresario más rico de Chile, es el virtual ganador de las presidenciales chilenas del próximo domingo,19. Si la participación es como se prevé, incluso puede lograr la mayoría absoluta en la primera vuelta. Las últimas encuestas le dan 25 puntos de diferencia sobre Alejandro Guillier, el candidato del oficialismo


A Coruña

La previsible abstención de un electorado desencantado de su clase política, en la que no existe atisbo de renovación generacional, será el factor determinante para que vuelva al Palacio de la Moneda el que fuera el primer presidente de derechas de la democracia chilena -2010 a 2014- tras la dictadura pinochetista. Con él el país  corre serio riesgo  de volver a la senda de un neoliberalismo radical de los viejos tiempos. 

No deja de resultar paradójico que un país donde perduran las desigualdades sociales que consolidó la dictadura se decante por un empresario con una fortuna estimada en unos 2.700 millones de dólares, al que algunos llaman el Donald Trump chileno. En el exterior tiene una imagen de centro derecha moderado pero al final de su primer mandato se convirtió en el blanco de las iras de los estudiantes que con grandes manifestaciones en la calle pusieron en jaque al modelo económico neoliberal vigente en el país desde los tiempos de la dictadura.

Tanto si gana en la primera vuelta como si tiene que esperar a la segunda, Piñera será elegido por la mayoría de los votantes, pero no de los chilenos, ya que las encuestas prevén una participación no superior al 44 % de los electores, que mejora el 35 % de las municipales del año pasado pero sigue siendo una de las más bajas de América Latina.

Los analistas atribuyen este desinterés por las urnas al desencanto generalizado de una ciudadanía que no se fía de unas instituciones lastradas por la herencia de la dictadura que se concentra en la Constitución de 1980, otorgada por por el pinochetismo. «La gente está convencida de que el país está en manos de unos pocos que no la representan», señaló Simone Reperger, representante de la Fundación Friedrich Ebert en declaraciones al portal dw.com.

Al factor abstención se suma la fragmentación de un centro izquierda que ha gobernado en el país en 24 de los 28 años de democracia, los cuatro últimos formando la coalición Nueva Mayoría que encabezó la socialista Michelle Bachelet. Una coalición de la que por primera vez se desmarca la Democracia Cristiana  que jugó un papel clave en la transición de la dictadura a la democracia.

A Sebastián Piñera, al frente del partido Chile Vamos solo le disputará los votos de la derecha José Antonio Kast, un diputado de extrema derecha, se presenta como independiente y apoyado por Unidos en la Fe, con un discurso conservador, contrario al aborto y al matrimonio igualitario.

El último sondeo del Centro de Estudios Públicos (CEP) adjudica a Piñera el 44,4 % de los votos. Los del centroizquierda, que hace cuatro años fueron a parar a la actual presidenta, el próximo domingo se desperdigarán entre seis candidatos. Al sociólogo y periodista Alejandro Guiller, actual senador por el Partido Radical, que encabeza la candidatura oficialista apoyada por el Partido Socialista, el Partido Comunista y el Partido Radical, el sondeo le da el 19,7 %. A la también periodista Beatriz Sánchez, que se presenta por la coalición de izquierda Frente Amplio le adjudica el 8,5 % y a Marco Enriquez Ominami del Partido Progresista el 4,6 %.

La oferta de candidatos presidenciales la completan Carolina Goic que concurre por el Partido Demócrata Cristiano, uno de los partidos emblemáticos del oficialismo que esta vez decidió competir por separado. También aspira a la presidencia el senador Alejandro Navarro, disidente del Mas, que hasta ahora apoyaba al oficialismo y que el año pasado fundó el Partido País.

Cierra el catálogo de presidenciables Eduardo Artés, profesor y fundador de la Coordinadora Metropolitana de Educadores, quien considera que es el único candidato de izquierdas en estos comicios. Se presenta con las siglas de Unión Patriótica, que es la refundación del Partido Comunista de Acción Proletaria.

Si la abstención no va a más, es posible que Piñera no logre la mayoría absoluta en la primera vuelta. En ese caso, la unión de los seis aspirantes del centroizquierda en torno a Alejandro Guiller, el segundo candidato mejor posicionado, puede impedir su retorno al Palacio de la Moneda.

La cita electoral del 19 de noviembre servirá también para elegir a 23 senadores, de un total de 50 escaños de la Cámara Alta, 155 diputados y 278 consejeros regionales, según cifras proporcionadas por el Servicio Electoral de Chile, Servel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Piñera, el Donald Trump chileno, virtual sucesor de Bachelet