May presiona a Juncker para desbloquear las negociaciones del «brexit»

La situación de bloqueo está poniendo a prueba los nervios de la premier


bruselas / corresponsal

A Theresa May no le gusta tener que pasar por el filtro de la Comisión Europea. Quedó claro desde el pasado 29 de marzo, cuando activó la palanca de salida de la UE. Desde entonces se ha esmerado en buscar una y otra vez la complicidad de las cancillerías europeas para sacar rédito de posibles divisiones internas. May desea negociar de tú a tú con los 27, pero todos apuntan en la misma dirección: Bruselas.

Allí los británicos se han encontrado con un dique impenetrable. El negociador europeo, Michel Barnier, se ha tomado muy en serio el mandato de los 27. El francés se niega a avanzar a una segunda fase en las conversaciones hasta que no se despeje la incertidumbre sobre las tres prioridades de la UE: los derechos de los ciudadanos, la frontera entre las dos Irlandas y la factura del brexit.

La situación de bloqueo está poniendo a prueba los nervios de la premier, quien ayer mantuvo una cena con el presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, para tratar de salir del «punto muerto». A la cita asistieron los dos negociadores, Barnier y el británico David Davis. Queda solo un año para dejar lista la operación salida y Londres apenas ha avanzado. Las conversaciones entre ambos se han convertido en un diálogo de sordos.

El Gobierno británico se queja de la intransigencia de Bruselas y Bruselas denuncia la falta de seriedad del equipo de May, dividido por las luchas internas. Poco ha trascendido del menú de la cena, pero a la británica se le sigue atragantando el primer plato: la factura del divorcio. Los cálculos de Bruselas, aún no muy precisos, apuntan a una horquilla de entre 60.000 y 100.000 millones de euros. Para el ala dura de los tories, es una suma «inaceptable».

Con Bruselas al frente y parapetados tras Barnier, los 27 insisten en que Reino Unido tendrá que saldar sus cuentas que incluyen los compromisos adquiridos durante su pertenencia a la UE. Tras la cena con Juncker, el plato gordo se servirá en la cumbre europea que tendrá lugar el jueves y viernes en Bruselas. Está previsto que los 27 den portazo a las demandas de Londres hasta diciembre debido a la falta de avances. Aunque todo puede cambiar si May acude con una oferta irresistible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

May presiona a Juncker para desbloquear las negociaciones del «brexit»