La guerra civil interna entre los «tories» se agudiza

Theresa May se plantea si remover a su ministro de Economía Philip Hammond, o al de Exteriores, Boris Johnson como solución


londres / corresponsal

La inmediata remodelación que promete Theresa May en su Gobierno para dar un golpe de efecto y hacer frente a las críticas por falta de liderazgo gira en torno al movimiento de dos fichas clave, su ministro de Economía Philip Hammond, y el de Exteriores, Boris Johnson. Quedarse con los dos en sus respectivos cargos parece imposible dado el antagonismo abierto entre ambos y quitarle la cartera de ministro a uno de ellos parece la solución a la que van a llegar dentro del partido conservador para acabar con su actual guerra civil interna, en la que el único beneficiado es el partido de la oposición, con el laborismo en su mejor momento desde que Jeremy Corbyn tomó el mando.

Consciente de su delicada situación, Johnson exhorta a sus «llamados amigos» a dejar de criticar a su jefa en su nombre y advierte de que los intentos de complot están hechos por gente que ni siquiera sabe quién es. «No sé si realmente son mis amigos y aliados o si representan alguna banda siniestra de impostores», advirtió. Sus críticas en mensajes en grupos de WhatsApp a diputados conservadores se suceden mientras los rumores apuntan a que se negaría a dejar la cartera de Exteriores si la primera ministra le degrada y penaliza por haberle marcado las líneas rojas de la negociación del brexit y por sus continuas declaraciones polémicas en varios medios.

Sus partidarios también se movilizan. Crispin Blunt, un diputado tory favorable al brexit, defiende que el ministro de Exteriores apoyó a May durante la conferencia en Mánchester tanto en público como en conversaciones privadas. «Estoy absolutamente seguro de lo que sé, que Boris no quiere que esta tontería esté pasando», puntualizó argumentando que sería muy perjudicial para su partido elegir a un nuevo líder en los próximos tres meses.

Otro de los partidiarios de Johnson defendió en el conservador Daily Telgraph que prescindir de sus servicios en este momento sería como «tirar un cubo de agua fría» a los votantes a favor del brexit, más cuando el ministro era una de sus figuras más carismáticas y su campaña resultó ganadora en el referendo.

Lo que sí apuntan los partidarios de Johnson es que May debe despedir a Hammond, partidario de seguir en la UE y que se muestra cauto con el discurso victorioso de los brexiters. Según la diputada Nadine Dorriese, el actual titular de Economía y Hacienda ha estado tratando «deliberadamente de dificultar las negociaciones del brexit, detenerlas y ocultar cuestiones. No creo que haya estado al 100%».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La guerra civil interna entre los «tories» se agudiza