El mar engulle a cien inmigrantes en un nuevo naufragio en aguas libias

Cristina Porteiro
Cristina Porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

TONY GENTILE | Reuters

Un millón de personas se encuentran a la espera de que la UE tramite sus solicitudes de asilo

22 sep 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Cien muertos y al menos siete supervivientes es el saldo que ha dejado el hundimiento de una barcaza en aguas de Sabratha (Libia). Se trata del último naufragio del que ha podido dar testimonio la Marina del país, principal trampolín del Mediterráneo central para los miles de migrantes que esperan en sus puertos la oportunidad de partir hacia Europa. Según el general libio Ayub Kacen solo se pudieron rescatar a siete personas que llevaban unos tres días en el mar a la deriva.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula que 2.550 personas han perdido la vida en el Mediterráneo este año, la mayor parte en la ruta central. En la occidental (España) se han reportado 135 víctimas, más que las 35 de la oriental (Grecia) cuya puerta se mantiene cerrada desde que Turquía y la UE sellaron un acuerdo de colaboración a cambio de fondos.

La llegada de migrantes a Europa ha empezado a remitir desde que la UE lanzó su estrategia para la formación de guardacostas libios, que la semana pasada devolvieron a tierra a más de 3.000 personas. Solo 2.000 lograron desembarcar en Italia. A pesar del goteo continuo de inmigrantes, las llegadas se redujeron entre julio y septiembre (6.500 personas), un 15 % menos respecto a los registros del 2014 al 2016.