Corea del Norte tacha de «provocación atroz» las últimas sanciones de la ONU

Piongyang asegura que «redoblará sus esfuerzos para incrementar la fortaleza que permite proteger la soberanía y el derecho a existir»

.

Seúl

Corea del Norte calificó hoy de «provocación atroz» y «bloqueo económico a gran escala» el último programa de sanciones impuestas de manera unánime por el Consejo de Seguridad de la ONU al régimen de Piongyang por su más reciente prueba nuclear.

El Ministerio de Exteriores norcoreano aseguró hoy en un comunicado publicado por la agencia estatal KCNA que las sanciones son «producto de una provocación atroz destinada a privar a la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial de Corea del Norte) de su legítimo derecho a la autodefensa y a sofocar por completo a su Estado y a su pueblo mediante un bloqueo económico a gran escala».

El comunicado, que rechaza «categóricamente» las sanciones propuestas por EEUU, apunta además que estas sirven para que Piongyang «verifique que el camino que adoptó era absolutamente correcto» y para «fortalecer su determinación en ese sentido hasta que esta lucha haya llegado al final».

Por ello, Corea del Norte asegura que «redoblará sus esfuerzos para incrementar la fortaleza que permite proteger la soberanía y el derecho a existir».

El comunicado señala además que para mantener «la paz y la seguridad en la región» es necesario establecer «una situación de equilibrio con EE.UU», lo que supone una apuesta por seguir incrementando sus capacidades de defensa, con nuevos ensayos de misiles.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el lunes por unanimidad un nuevo conjunto de sanciones destinadas a ahogar económicamente a Corea del Norte por su programa nuclear, que incluyen limitaciones sobre sus importaciones de petróleo y derivados y prohíben sus exportaciones de textiles, entre otras medidas.

Sanciones menos drástricas

Las sanciones son menos drásticas de lo que pretendía inicialmente Estados Unidos, que reclamaba la prohibición total de que los países miembros de la ONU vendieran a Corea del Norte gas, petróleo y productos petroleros refinados.

Rusia y China, con derecho a veto sobre las resoluciones del Consejo de Seguridad, habían expresado su oposición a algunos de los puntos de ese proyecto, por lo que se abrió una ronda de negociaciones que llevó a suavizar las medidas de presión y a limitar las ventas de crudo al país en lugar de prohibirlas.

Junto con otras sanciones anteriores, que fijaron un embargo de las exportaciones de carbón, hierro, pescados y mariscos, Corea del Norte pierde 2.700 millones de dólares o el 90 % de sus ventas al exterior, de acuerdo con cifras del año pasado calculadas por EE.UU.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó esta resolución después de que el pasado 3 de septiembre el Ejército norcoreano llevara a cabo su sexto y más potente ensayo nuclear con una bomba de hidrógeno.

¿Qué es lo que realmente quiere Kim Jong-un?

S. Cabrero
.

Lo último que quiere el líder de Corea del Norte es entrar en guerra con Estados Unidos, un conflicto que perdería irremediablemente

Uno de los mayores pecados de Kim Jong-un es probablemente la osadía. Pero el líder de Corea del Norte no es tonto. Sabe dónde y con quién se está jugando los cuartos. El norcoreano y Donald Trump se han convertido en protagonistas de la actualidad con una guerra verbal en la que cualquier mínimo error puede provocar una catástrofe. Desde la guerra de Corea, cerrada hace sesenta años con bastantes flecos sueltos, el este de Asia no había estado nunca tan cerca de iniciar un conflicto armado de consecuencias tan terribles. En este complicado tablero, el líder supremo de Corea del Norte sabe cuáles son sus cartas y es consciente de que, contra Estados Unidos, su jugada tiene todas las de perder. 

Seguir leyendo

Votación
0 votos
Comentarios

Corea del Norte tacha de «provocación atroz» las últimas sanciones de la ONU