Las niñas a las que los terroristas violan y obligan a inmolarse

Desde el año 2002 han muerto más de 20.000 personas en Nigeria, Camerún, Níger y Chad y han provocado el desplazamiento de 2,7 millones de personas


Los yihadistas de Boko Haram utilizan cada vez más menores como explosivos humanos. Los terroristas secuestran niñas en aldeas y en total hay alrededor de 7.000 en sus manos. Cuando están con ellos, son esclavas y las obligan a casarse, hecho ante el que solo tienen dos opciones. Cada cual peor. La primera, contraer matrimonio con un terrorista y la segunda, ser marcada con un pañuelo de color diferente al resto de menores, lo cual acredita ser una niña-bomba, según recoge el diario El Mundo.

«O te acuestas conmigo o te convertiremos en una niña-bomba», es lo que les dicen a estas niñas, a las que secuestran cada vez más pequeñas. Y es que si se niegan a realizar el acto, corren con el trágico destino de tener que ir a un mercado, aparentar que se desmayan y, en cuanto alguien viene a socorrerlas, apretar el disparador de su chaleco bomba. Esta es la historia de Aisha, a la que solo la intervención del ejército nigeriano la libró de la que hubiese sido su propia muerte y, con el atentado, la de otros.

Cada vez son más los que sufren esta barbarie. Recientemente, han conseguido que una niña que llevaba un bebé atado a ella explotara. De hecho, Unicef acaba de publicar unas estadísticas que arrojan datos espeluznantes: «Desde el 1 de enero de 2017, 83 niños han sido utilizados como bombas humanas: 55 niñas, la mayoría menores de 15 años, 27 niños y un bebé. Este número es ya cuatro veces mayor que la cifra global del año pasado», dicen.

Además a estas pequeñas les hacen una marca de por vida. Se trata de un tatuaje identificativo, una especie de código de barras que las acompañará hasta sus últimos días. Y si se niegan a casarse, comienza un proceso de lavado de cerebro que dura seis semanas con medidas mentales -drogas- y físicas -las enseñan a usar chalecos falsos para que sepan activarlo en el momento adecuado-. El 60% de las víctimas son niños pequeños, pero el 100% de ellos sufren esta violencia de una u otra forma. Los menos afortunados han muerto y los que más han escuchado, cuanto menos, disparos de un asalto a su aldea.

Los miembros de Boko Haram han perdido dos tercios del territorio que tenían en el norte de Nigeria, sur de Níger, oeste de Chad y este de Camerún. En definitiva, parte de la región del lago Chad. Las víctimas se han visto incrementadas en los últimos meses y se debe, en parte, a los atentados suicidas. Desde su origen, en el año 2002, han matado a más de 20.000 personas en Nigeria, Camerún, Níger y Chad y han provocado el desplazamiento de 2,7 millones de personas. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Las niñas a las que los terroristas violan y obligan a inmolarse