Londres propone una unión aduanera temporal tras consumarse el «brexit»

Busca ganar tiempo tras su salida de la Unión Europea en marzo del 2019

.

REDACCIÓN / LA VOZ

El Gobierno de Theresa May, dividido y sin una hoja de ruta clara respecto al brexit, avanzó ayer el primero de los documentos que aclaran la posición británica en las futuras negociaciones con Bruselas, las terceras desde que se confirmó su marcha en el referendo del año pasado. El texto hace referencia a los nuevos vínculos comerciales que se establecerán entre las dos partes, con una propuesta principal: crear una unión aduanera de al menos tres años nada más concretarse la salida, en marzo del 2019. Durante ese tiempo, Londres espera negociar un acuerdo definitivo mientras disfruta de los beneficios del club comunitario. Una victoria parcial para los partidarios del brexit blando.

¿Qué pretende May con esta medida temporal?

La unión aduanera permite el libre intercambio de bienes entre la Unión Europea y las islas británicas sin ningún tipo de cargo arancelario. Después de proclamar en enero su intención de abandonarla, lo que propone ahora Londres es permanecer en ella durante los tres primeros años desde su salida, como mínimo hasta las elecciones del 2022, aunque sin detallar exactamente cuánto duraría el período de transición. En ese tiempo, el Gobierno trataría de negociar un acuerdo definitivo con Bruselas, así como cerrar pactos de libre comercio con otros países. El ministro británico del brexit, David Davis, respondió a las acusaciones de indeterminación en las negociaciones que se trataba de una «ambigüedad constructiva» positiva para las conversaciones con la Unión Europea, en una entrevista en la BBC.

¿Qué diferentes estatus de colaboración propone ahora el Reino Unido?

El texto de catorce páginas avanzado por Downing Street plantea dos opciones de asociación. La primera sería un acuerdo aduanero «simplificado», sobre la base del actual, en el que el Reino Unido trataría de «reducir y eliminar barreras al comercio». El segundo, más ambicioso pero con mayores dificultades de salir adelante, sería trabajar en una asociación aduanera completamente nueva que «terminaría con la necesidad de una frontera comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea». La complejidad de armonizar los intereses de importadores y exportadores sería el principal escollo de esta segunda tesis.

¿Tiene margen ahora para sellar pactos comerciales con otros países?

Una particularidad del acuerdo aduanero, y la principal razón por la que May lo repudiaba en enero, es que impide a los países firmantes negociar con terceros Estados otros pactos comerciales. En cualquier caso, la primera ministra viajará a finales de mes a Tokio para tantear un futuro acuerdo con Japón. El Gobierno ya anunció su disposición de acercarse también a China y Estados Unidos.

¿Es esta su única propuesta para la negociación?

El documento es el primero de los que presentará Londres sobre los entresijos más delicados del brexit, antes de la siguiente ronda de negociaciones que tendrá lugar el próximo 28 de agosto. El Gobierno británico avanzó que hoy harán público otro informe sobre la relación entre Irlanda e Irlanda del Norte.

¿Qué pasará con la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte?

Por ahora, el Reino Unido se limitó a señalar que evitarían por todos los medios volver a una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte, que pasará a ser la única frontera física con la Unión Europea, reiterando el compromiso de Londres con el libre comercio.

¿Es factible su propuesta?

La Comisión Europea ya anunció que, aunque estudiará la proposición británica, no negociará un acuerdo aduanero antes de tener claros los derechos de los ciudadanos comunitarios y británicos y la factura del brexit.

¿Se habló de costes?

La famosa factura del brexit, que oscilaría entre los 40.000 y los 100.000 millones de euros, no aparece mencionada en el documento. Davis confirmó que no se conocerá antes de la próxima cumbre de la UE en octubre. 

Votación
0 votos
Comentarios

Londres propone una unión aduanera temporal tras consumarse el «brexit»